RadiologyInfo.org/sp/

Gammagrafía ósea (de hueso)

La gammagrafía ósea (de hueso) ayuda a diagnosticar y evaluar una variedad de enfermedades y condiciones de los huesos utilizando pequeñas cantidades de materiales radiactivos llamados radiosondas que generalmente se inyectan en el torrente sanguíneo, se inhalan o se tragan. La radiosonda viaja a través del área examinada y entrega energía en la forma de rayos gamma que son detectados por una cámara especial y una computadora para crear imágenes del interior de su cuerpo. Debido a que puede identificar actividad a nivel molecular dentro del cuerpo, la gammagrafía ósea ofrece la posibilidad de identificar enfermedades en sus etapas tempranas.

Hable con su doctor si existe alguna posibilidad de que esté embarazada o si está amamantando. Coméntele si ha tomado recientemente alguna medicina con bismuto, como el Pepto-Bismol, o si ha recibido un contraste a base de bario para rayos X. Coméntele sobre enfermedades recientes, condiciones médicas, alergias a medicamentos que esté tomando, incluyendo vitaminas y suplementos de hierbas. Su doctor le dará instrucciones sobre cómo prepararse y probablemente le pedirá que beba líquidos extra después de que se inyecte la radiosonda. Probablemente tendrá que esperar varias horas entre la inyección de la radiosonda y la gammagrafía ósea, por lo que sería aconsejable que se lleve algo para leer o trabajar. Deje las joyas en casa y vista ropa suelta y cómoda. Se le podría pedir que se ponga una bata.

En qué consiste la gammagrafía ósea

La gammagrafía ósea es un tipo especial de procedimiento de medicina nuclear que utiliza pequeñas cantidades de material radioactivo para diagnosticar y evaluar la gravedad de una gran variedad de enfermedades y condiciones de los huesos incluyendo fracturas, infecciones y cáncer.

Los procedimientos de diagnóstico por imágenes de medicina nuclear no son invasivos y, con la excepción de las inyecciones intravenosas, generalmente son exámenes médicos indoloros que ayudan a los médicos a diagnosticar y evaluar condiciones médicas. Estas exploraciones por imágenes utilizan materiales radiactivos llamados radiofármacos o radiosondas. La energía radioactiva emitida por la radiosonda se detecta con una cámara especial o dispositivo de imagen que produce imágenes de los huesos denominadas gammagrafías. Las anomalías aparecen como zonas de hueso anormal que absorben más o menos cantidad del radiofármaco, que aparece más brillante o más oscuro que el hueso normal en la gammagrafía ósea.

Debido a que los procedimientos de medicina nuclear pueden crear imágenes de las funciones del cuerpo a nivel molecular, ofrecen la posibilidad de identificar la enfermedad en sus primeras etapas, como así también la respuesta inmediata de un paciente a las intervenciones terapéuticas. De hecho, una gammagrafía ósea puede encontrar anormalidades en los huesos mucho antes que un examen regular de rayos X.

Algunos usos comunes del procedimiento

Los médicos ordenan un gammagrafía ósea para:

  • encontrar cáncer de hueso o determinar si el cáncer de otra parte del cuerpo, como el seno, el pulmón y la glándula prostática, se ha diseminado hacia los huesos.
  • diagnosticar la causa o la ubicación de un dolor óseo inexplicable, como dolor en la parte baja de la espalda.
  • ayudar a determinar la ubicación de un hueso anormal en las estructuras óseas complejas, tales como el pie o la columna vertebral. La evaluación de seguimiento se puede hacer entonces con una tomografía computarizada (TC) o con una exploración con imágenes por resonancia magnética (RMN).
  • diagnosticar fracturas de huesos, como la fractura por estrés o una fractura de cadera que no se ven claramente en las radiografías.
  • encontrar daño óseo causado por una infección u otras condiciones, tales como la enfermedad de Paget.

Forma en que debo prepararme

Debe informar a su médico y al tecnólogo que realiza el examen sobre cualquier medicamento que esté tomando, incluyendo vitaminas y suplementos de hierbas, y sobre si tiene alergias, ha estado enfermo recientemente o sufre de cualquier otra condición médica.

Las mujeres siempre deben informar a su médico o tecnólogo si están amamantando o si hay alguna posibilidad de que estén embarazadas. Consulte la página de Seguridad para obtener más información sobre el embarazo, la lactancia y los exámenes de medicina nuclear.

Las mujeres que estén amamantando, necesitarán usar leche de fórmula por uno a dos días luego de la exploración hasta que la sustancia radiactiva se haya ido de sus cuerpos. Asegúrese de desechar cualquier leche materna durante este tiempo.

Debe informar al médico si usted ha tomado un medicamento que contenga bismuto, tal como el Pepto-Bismol, o si ha sido sometido a un examen por rayos X con contraste de bario en los últimos cuatro días. El bario y el bismuto pueden interferir con los resultados de la gammagrafía ósea.

Se le pedirá que beba mucho líquido después de que se le inyecte la radiosonda, así que limite la injesta de líquidos más allá de las cuatro horas antes del examen. Probablemente tendrá que esperar varias horas entre la inyección de la sonda y la gammagrafía ósea, por lo que sería aconsejable que se lleve algo para leer o trabajar para pasar el tiempo.

Se le pedirá que se ponga una bata durante el examen.

Las joyas y otros accesorios metálicos se deben dejar en el hogar al ser posible, o se deben quitar con anterioridad al examen debido a que podrían interferir en el procedimiento.

Recibirá instrucciones específicas de acuerdo al tipo de exploración a la que esté siendo sometido.

La forma en que se ve el equipo

La cámara especial o los aparatos de toma de imágenes utilizados en la medicina nuclear incluyen la gammacámara y la tomografía computarizada de emisión monofotónica (SPECT).

La gammacámara, también denominada cámara de gammagrafía, detecta la energía radioactiva que es emitida desde el cuerpo del paciente, y la convierte en una imágen. La gammacámara no emite ningún tipo de radiación. La gammacámara está compuesta de detectores de radiación, llamados cabezas de cámara, que están encapsulados en metal y plástico, y generalmente tienen la forma de una caja unida a un gantry con forma de donut redonda circular. El paciente yace sobre la camilla que se mueve entre las cabezas paralelas de la gammacámara, las cuales están suspendidas sobre la camilla y ubicadas debajo de la camilla. A veces, las cabezas de la gammacámara están orientadas en un ángulo de 90 grados y ubicadas sobre el cuerpo del paciente.

La SPECT involucra la rotación de las cabezas de una gammacámara alrededor del cuerpo del paciente para producir imágenes más detalladas (imágenes tridimensionales).

Una computadora cercana colabora con la elaboración de imágenes a partir de los datos obtenidos por la cámara o el escáner.

De qué manera funciona el procedimiento

Mediante exámenes habituales de rayos X, se crea una imagen pasando los rayos X a través del cuerpo del paciente. Por otra parte, los procedimientos de medicina nuclear utilizan un material radioactivo, denominado radiofármaco o radiosonda, que se inyecta en el torrente sanguíneo, se ingiere por vía oral o se inhala como gas. Este material radioactivo se acumula en el órgano o área del cuerpo a examinar, donde emite una pequeña cantidad de energía en forma de rayos gamma. Cámaras especiales detectan esta energía y, con la ayuda de una computadora, elaboran imágenes que presenten detalles tanto de la estructura como de la función de los órganos y tejidos de su cuerpo.

Cómo se realiza

Un técnico en medicina nuclear llevará a cabo el procedimiento de gammagrafía ósea.

Se lo ubicará en una mesa de examen. De ser necesario, una enfermera o un tecnólogo le insertará un catéter intravenosa (IV) en una vena de la mano o del brazo.

El tecnólogo administrará el radiofármaco adentro de la vena de su mano o su brazo. Se necesitan unas pocas horas, generalmente de dos a cuatro horas, para que la radiosonda circule a través de su cuerpo y para que se una a los huesos de manera tal que se puedan tomar las fotografías. Durante este tiempo, se le pedirá que beba entre cuatro y seis vasos de agua para eliminar de su cuerpo cualquier radiosonda que no esté localizada en los huesos. También se le pedirá que vacíe su vejiga antes de comenzar la exploración, para evitar que la sonda en la orina bloqueé la vista de sus huesos de la pelvis durante la exploración.

Cuando llega el momento de iniciar el diagnóstico por imágenes, la cámara tomará una serie de imágenes. La cámara podría rotar alrededor suyo o mantenerse en una posición y se le solicitará a usted que cambie de posición entre las imágenes. Mientras la cámara captura las imágenes, usted debe permanecer quieto por breves períodos de tiempo. En algunos casos la cámara puede moverse bien cerca del cuerpo. Esto es necesario para obtener imágenes de mejor calidad. Si usted padece de claustrofobia, hay que informar al tecnólogo antes de iniciarse el examen.

El tipo de estudio que se esté realizando determinará el lugar de inyección y el número de exploraciones que se realicen. Para algunos tipos de gammagrafía ósea, las imágenes se toman durante la inyección de la sonda, inmediatamente después, y luego de tres a cinco horas después de la inyección. Estos tipos de estudios son conocidos como gammagrafías óseas de tres fases.

Una vez finalizado el examen, es probable que deba esperar hasta que el tecnólogo revise las imágenes en caso de que se necesiten imágenes adicionales. A veces se obtienen más imágenes para clarificación o mejor visualización de ciertas áreas o estructuras.La necesidad de imágenes adicionales no significa necesariamente que ha habido problema con el examen o que se ha encontrado nada anormal, y no debe ser causa de inquietud para usted.

Qué experimentaré durante y después del procedimiento

Cuando la radiosonda es administrada en forma intravenosa, sentirá un leve pinchazo al insertarse la aguja en la vena para la línea intravenosa. Cuando se inyecta el material radioactivo en el brazo, podría experimentar una sensación de frío que se sube por el brazo, pero por lo general no existen otros efectos secundarios.

La gammagrafía ósea generalmente no causa dolor y raramente presenta molestias importantes o efectos secundarios. No se necesita anestesia para la gammagrafía ósea, y en raras ocasiones se necesita sedación. La prueba puede resultar incómoda si usted sufre de dolor en las articulaciones o en los huesos. Trate de relajarse respirando lenta y profundamente.

Es importante que permanezca quieto mientras se graban las imágenes. A pesar de que la medicina nuclear en sí no causa dolor, podría experimentar alguna molestia a causa de tener que mantenerse quieto o seguir en una cierta posición adoptada durante el diagnóstico por imágenes.

En particular, los niños pueden sentirse incómodos al tener que permanecer quietos durante la exploración. Se recomienda a los padres que se queden junto a sus hijos para ayudarlos a permanecer tranquilos y quietos durante la toma de imágenes. Los elementos que causan confort como chupetes, mantas y libros también son muy útiles. La sala de exploración generalmente cuenta con un televisor con programación infantil y/o DVDs para niños. Para obtener más información, consulte Medicina Nuclear en Niños (pediátrica).

A menos que su médico indique lo contrario, podrá retomar sus actividades habituales tras la exploración de medicina nuclear. Si son necesarias algunas instrucciones especiales, un tecnólogo, enfermera o médico se le darán antes de que salga del departamento de medicina nuclear.

A través del proceso natural de descomposición radioactiva, la pequeña cantidad de radiosonda en el cuerpo perderá su radioactividad con el paso del tiempo. Es posible que también salga del cuerpo mediante la orina o deposición durante las primeras pocas horas o días posteriores al procedimiento. Asimismo, debe ingerir buenas cantidades de agua para ayudar a expulsar el material radioactivo del cuerpo, según las instrucciones dadas por el personal de medicina nuclear.

La cantidad de radiación es tan pequeña que no representa un riesgo para las personas con las que entra en contacto después de la prueba.

Quién interpreta los resultados y cómo los obtengo

Un radiólogo u otro médico con entrenamiento especializado en medicina nuclear interpretará las imágenes y remitirá un informe a su médico referente.

Cuáles son los beneficios y los riesgos

Beneficios

  • Los exámenes de medicina nuclear proporcionan información única, que incluye detalles sobre ambas, la función y la estructura anatómica del cuerpo que generalmente son imposibles de lograr mediante otros procedimientos de diagnóstico por imágenes.
  • Para muchas enfermedades, las exploraciones de medicina nuclear proporcionan la información más útil necesaria para llevar a cabo un diagnóstico o para determinar un tratamiento adecuado, en caso de necesitarse alguno.
  • La medicina nuclear es menos costosa y puede rendir información más precisa que la cirugía exploratoria.
  • La gammagrafía ósea ayuda a los médicos a evaluar el estado de sus huesos y a detectar fracturas y otras anomalías que podrían pasar desapercibidas en una radiografía o examen por rayos X.
  • La gammagrafía permite la detección temprana del cáncer primario y el cáncer que se ha diseminado a los huesos desde otras partes del cuerpo.
  • La gammagrafía puede detectar osteomielitis, una infección del hueso o de la médula ósea.
  • La gammagrafía ayuda a monitorizar los efectos del tratamiento en las anomalías óseas.
  • El procedimiento no tiene efectos secundarios agudos o a largo plazo y, con la excepción de los casos de pacientes muy jóvenes, es muy raro que se necesite sedación.

Riesgos

  • Pueden presentarse reacciones alérgicas a los radiofármacos pero con muy poca frecuencia y normalmente son suaves. Sin embargo, usted debe informar al personal de medicina nuclear sobre cualquier alergia que pueda tener u otros problemas que pueden haber ocurrido durante un examen anterior de medicina nuclear.
  • La inyección de la radiosonda podría provocar un leve dolor y enrojecimiento que han de resolverse con rapidez.
  • Siempre existe un pequeño riesgo de daño a las células o tejidos debido a la exposición a cualquier tipo de radiación, incluyendo el bajo nivel de radiación liberado por la sonda en este examen.
  • El procedimiento puede exponer el feto a la radiación, y los radiofármacos pueden ser transmitidos al bebé a través de la leche materna.

Cuáles son las limitaciones de las gammagrafías óseas

Las gammagrafías óseas no pueden identificar algunos tipos de cáncer.

Ocasionalmente, el hallazgo de algo anormal en una gammagrafía ósea podría requerir de exámenes adicionales tales como la TAC, la RMN, un análisis de sangre o una biopsia, para ayudar a distinguir entre el hueso normal y el anormal.

Los procedimientos de medicina nuclear pueden llevar mucho tiempo. Las radiosondas pueden tardar desde varias horas hasta días en acumularse en la parte del cuerpo de interés, y el diagnóstico por imágenes puede llevar hasta varias horas, aunque en algunos casos se encuentran disponibles nuevos equipos que pueden reducir considerablemente el tiempo del procedimiento.

La resolución de las estructuras corporales con medicina nuclear podría resultar menor que con otras técnicas de diagnóstico por imágenes, tales como TC o resonancia magnética nuclear (RMN). Sin embargo, las exploraciiones por medicina nuclear son más sensibles que otras técnicas para una variedad de indicaciones y la información funcional obtenida mediante los exámenes de medicina nuclear a menudo no se puede obtener mediante otras técnicas de diagnóstico por imágenes.

Esta página fue repasada en 2016-03-17

Imágenes

Ver ampliación y subtítulo

Contenido pediátrico

Algunos exámenes diagnósticos y tratamientos tienen consideraciones pediátricas específicas. El osito de peluche denota contenido que aplica específicamente a los niños.

Acerca de este sitio

RadiologyInfo.org es producido por:

Por favor note que

RadiologyInfo.org no es un centro médico. Por favor contacte a su médico si tiene preguntas específicamente médicas o para obtener referencias de un radiólogo u otro médico. Para encontrar un servicio de imágenes médicas o de oncología radioterápica en su comunidad, puede buscar en la base de datos de servicios acreditados por el ACR (American College of Radiology).

Esta página web no brinda información sobre precios. El costo de los exámenes médicos por imágenes, tratamientos y procedimientos específicos puede variar de acuerdo a la región geográfica. Hable con su médico, con los empleados del centro médico y/o con su compañía de seguro médico sobre los costos asociados con el procedimiento prescrito para entender mejor los posibles gastos en los que incurrirá.

Proceso de revisión de página web: Este procedimiento es revisado por un médico con experiencia en el área presentada, y luego es revisado otra vez por comités de la American College of Radiology (ACR) y de la Radiological Society of North America (RSNA), organismos compuestos por médicos expertos en diversas especialidades de radiología.

Enlaces exteriores: RadiologyInfo.org proporciona enlaces a sitios web relevantes para comodidad de nuestros usuarios. RadiologyInfo.org, ACR, y RSNA no son responsables por el contenido de las páginas web encontradas mediante estos enlaces.