Diverticulitis

El radiólogo y la consulta con el paciente.

La diverticulitis ocurre cuando se forma una pequeña bolsa (llamada divertículo) en la pared del colon, y se infecta y/o inflama. Los síntomas incluyen dolor (generalmente en la parte inferior izquierda del abdomen), fiebre y escalofríos. Si se la deja sin tratar, puede empeorar y llevar a la formación de abscesos, o a la obstrucción intestinal. También puede crear un agujero en su colon (llamado perforación) que se puede unir a otras estructuras de su pelvis, incluyendo su vejiga o su intestino delgado. Esta unión se llama fístula.

La diverticulitis se diagnostica generalmente usando una tomografía computarizada (TC) de su abdomen y pelvis. Esto, por lo general, requiere de un contraste intravenoso y, dependiendo del lugar en el que se haga su examen, también podría ser necesario que beba una solución líquida llamada contraste oral; ambas hacen que sea más fácil poder ver el tracto intestinal. Los casos leves de diverticulitis se pueden tratar con reposo, antibióticos, y una dieta líquida, mientras que los casos más graves podrían requerir de antibióticos intravenosos o cirugía.

¿En qué consiste la diverticulitis?

La diverticulitis ocurre cuando una pequeña bolsa (llamada divertículo) se forma en la pared del colon y se inflama o se infecta, generalmente debido a la presencia de bacterias. La presencia de varios divertículos es más común en el colon sigmoides. Cuando los divertículos se presentan sin síntomas de inflamación, la afección se conoce como diverticulosis. La presencia de varios divertículos puede, a veces, causar sangrado adentro del intestino grueso cuando la bolsa irrita un vaso sanguíneo aledaño.

Cuando los divertículos se inflaman, generalmente causan dolor y sensibilidad en la parte inferior izquierda del abdomen. Si no se trata, puede empeorar y llevar a la formación de abscesos, o a la obstrucción intestinal. También puede crear un agujero en su colon (llamado perforación) que se puede unir a otras estructuras en su pelvis, incluyendo su vejiga y el intestino delgado. Esta unión se llama fistula.

No se conoce la causa exacta de la diverticulitis, aunque las investigaciones la han asociado con la obesidad, la falta de ejercicio, el hábito de fumar, y ciertos medicamentos, incluyendo los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINES) como la aspirina y los esteroides. La diverticulitis es más común en los hombres que en las mujeres, y el riesgo aumenta en personas mayores de 50 años.

¿Cómo se diagnostica y evalúa la diverticulitis?

Debido a que los síntomas de la diverticulitis son similares a los de otras condiciones gastrointestinales (GI) tales como la apendicitis y la colitis (inflamación del segmento largo del colon), es importante hacer un diagnóstico pronto y preciso. La diverticulitis se puede diagnosticar y evaluar a través de varios exámenes y procedimientos, incluyendo:

  • Tomografía computarizada del abdomen y la pelvis: una exploración por TC puede mostrar los divertículos que están infectados e inflamados, ayudar a determinar la gravedad de la condición, y guiar el tratamiento. Se le podría aplicar una inyección IV de material de contraste para que el tracto gastrointestinal y los órganos abdominales se puedan observar con más claridad. También le podrían pedir que se tome un material de contraste oral una hora antes de su exploración, para ayudar al radiólogo a visualizar mejor sus intestinos.
  • Colonoscopia
  • Ultrasonido de la pelvis: el ultrasonido ofrece una vista de los órganos abdominales sin la exposición del paciente a la radiación ionizante, a pesar de que las imágenes que proporciona no son tan detalladas como las de la TC.
  • Rayos X ( radiografía) - Tracto GI inferior: a pesar de que no se la utiliza para diagnosticar diverticulitis aguda, puede ser utilizada para evaluar complicaciones.
  • Exámenes de orina y de sangre: los análisis de sangre podrían ser utilizados para encontrar señales de infección/inflamación (diagnosticada por un conteo elevado de glóbulos blancos) que podrían estar asociadas con la diverticulitis.
  • Prueba de embarazo: la mujeres que se encuentran en edad de ser madres podrían recibir una prueba de embarazo para descartar la posibilidad de que el embarazo sea la causa del dolor abdominal.

¿Cómo se trata la diverticulitis?

El tratamiento para la diverticulitis varía dependiendo de los síntomas y complicaciones. Para los casos moderados generalmente se prescriben el reposo, los antibióticos orales, y una dieta líquida. Si los síntomas disminuyen, a los pocos días se agregan gradualmente a la dieta alimentos sólidos.

Para casos más graves, generalmente se recomiendan antibióticos intravenosos y ayuno por unos pocos días con una reintroducción gradual de la dieta.

Podría ser necesaria una cirugía abdominal con resección del colon si su diverticulitis desarrolla una complicación tal como una perforación intestinal, un absceso o una fistula. Por lo general, si se ha formado un absceso, un radiólogo de intervención podría realizar un procedimiento de drenaje de absceso, además de prescribir antibióticos intravenosos. La resección de colon podría ser necesaria en pacientes con diverticulitis reincidente, o en aquellos que presentan un angostamiento del intestino grueso debido a episodios repetidos de inflamación.

Esta página fue repasada en 2018-04-30

Para obtener más información sobre este y otros procedimientos de radiología, visite Radiologyinfo.org