Colocación y remoción de filtro en la vena cava inferior

La ilustración representa un tumor esparcido en la Vena Cava Inferior que puede tratarse con la colocación y remoción de un Filtro de Vena Cava.

Durante la colocación y remoción de filtro en la vena cava inferior (IVC, por sus siglas en inglés), se coloca un aparato de filtración dentro de la IVC, una gran vena en el abdomen que lleva de regreso la sangre desde la mitad inferior del cuerpo hacia el corazón. Los coágulos de sangre en las venas de las piernas y la pelvis pueden, ocasionalmente, viajar a los pulmones, en donde pueden causar una embolia u obstrucción pulmonar. Los filtros IVC ayudan a reducir el riesgo de embolia pulmonar, atrapando los grandes coágulos e impidiéndoles llegar al corazón y a los pulmones. Se utilizan en pacientes que no responden o que no pueden ser sometidos a las terapias médicas convencionales tales como los anticoagulantes.

Su doctor le dará instrucciones sobre cómo prepararse para el procedimiento. Le darán consejos sobre cualquier cambio en sus horarios regulares para tomar los medicamentos, y sobre si no debería comer o beber antes de su procedimiento. Hable con su doctor si existe la posibilidad de que esté embarazada, y coméntele sobre cualquier enfermedad reciente, condiciones médicas, alergias y medicamentos que esté tomando. Deje las joyas en casa y vista ropa suelta y cómoda. Se le podría pedir que se ponga una bata durante el examen. Haga planes para que alguien lo/la lleve de vuelta a su casa.

¿En qué consiste la colocación y remoción de filtro en la vena cava inferior?

En un procedimiento de colocación de filtro en la vena cava inferior, los radiólogos de intervención utilizan guía por imagen para colocar un filtro en la vena cava inferior (IVC), la vena grande en el abdomen que hace regresar la sangre de la mitad inferior del cuerpo hasta el corazón.

Los coágulos de sangre que se forman en las venas del brazo y de la pelvis, una condición que se llama trombosis de vena profunda (DVT), a veces se quiebran y pedazos grandes de coágulos pueden pasar hasta los pulmones. Un filtro IVC es un pequeño aparato de metal que atrapa fragmentos grandes de sangre y les impide pasar por la vena cava hasta el corazón y los pulmones, adonde podrían causar severas complicaciones tales como dolor, dificultad para respirar, falta de aliento, o incluso la muerte.

Hasta hace poco tiempo, los filtros IVC se encontraban disponibles solamente como dispositivos de implantación permanente. Los filtros más nuevos, llamados filtros de recuperación opcional, pueden dejarse en sitio permanentemente o tener la opción, en teoría, de ser removidos del vaso sanguíneo más tarde. Esta remoción puede realizarse cuando se haya pasado el riesgo de que el coágulo pase hasta los pulmones. Esto debe ser evaluado, en algún momento luego de la colocación, por un médico o por el radiólogo de intervención que insertó el filtro IVC. La remoción de un filtro IVC elimina todos los riesgos a largo plazo de fractura del filtro o de DVT recurrente. Sin embargo, no resuelve la causa de la DVT. Su médico remitente tendrá que determinar si aún son necesarios los desespesadores de sangre. No todos los filtros IVC de recuperación opcional deberían ser removidos si persiste el riesgo de coágulos sanguíneos viajando hacia los pulmones, y si continúa siendo imposible utilizar los desespesadores de la sangre. Dichos filtros pueden ser dejados en su lugar como filtros permanentes, pero la mayoría de los filtros pueden ser quitados, incluso luego de haber estado en su lugar durante varios años.

¿Cuáles son algunos de los usos comunes de este procedimiento?

Los filtros de vena cava inferior (IV) se colocan en pacientes que tienen historia de o se encuentran en riesgo de desarrollar coágulos de sangre en las piernas, incluyendo los pacientes:

  • diagnosticados con trombosis de vena profunda (DVT).
  • que tienen émbolo pulmonar.
  • que son víctimas de trauma
  • que se encuentran inmovilizados.

Los filtros IVC se usan cuando los pacientes no pueden tratarse con éxito mediante otros métodos, incluyendo los agentes desespesadores de sangre.

¿Cómo debo prepararme?

Antes de que le realicen el procedimiento, es posible que se haga un análisis de sangre para determinar si los riñones están funcionando bien y si la coagulación sanguínea es normal.

Debe informarle a su médico sobre cualquier medicación que esté ingiriendo, incluyendo suplementos herbales, y sobre el padecimiento de alergias, en especial a anestésicos locales, anestesia general o a material de contraste con iodo (a veces denominados "tintes" o "tintes de rayos X"). Su médico le podría aconsejar dejar de tomar aspirinas, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID, por sus siglas en inglés) o anticoagulantes durante un período de tiempo específico antes del procedimiento.

Asimismo, informe a su médico acerca de enfermedades recientes u otros problemas de salud.

Las mujeres siempre deben informar a su médico y al tecnólogo de rayos X si existe la posibilidad de embarazo. Muchos exámenes por imágenes no se realizan durante el embarazo ya que la radiación puede ser peligrosa para el feto. En caso de que sea necesario el examen de rayos X, se tomarán precauciones para minimizar la exposición del bebé a la radiación.

Probablemente se le solicitará que no ingiera ningún tipo de alimentos o bebidas pasada la medianoche con anterioridad al procedimiento. Su médico le informará qué medicamentos puede tomar a la mañana.

Es posible que le permitan tomar líquidos claros en el día de su procedimiento.

Si usted tiene diabetes y toma insulina, debe recibir instrucciones sobre alimentación y dosis de insulina de su radiólogo de intervención, puesto que la dosis normal de insulina puede tener que ser ajustada el día del procedimiento.

Es posible que le soliciten quitarse toda la ropa o parte de ella y que use una bata durante el examen. Quizá también le indiquen quitarse joyas, anteojos y cualquier objeto de metal o vestimenta que pudiera interferir con las imágenes de rayos X.

Se aconseja programar que un familiar o un amigo lo lleve a su hogar una vez concluido el procedimiento.

¿Cómo es el equipo?

En este procedimiento, se puede usar un catéter, contraste de yodo (tinte de rayos X), rayos X o equipo de ultrasonido para guía por imagen y un filtro de vena cava inferior (IVC).

Un catéter es un tubo de plástico largo, delgado, considerablemente más pequeño que la punta de un lápiz, o aproximadamente un diámetro de 1/8 de pulgada.

Rayos X

El equipo generalmente utilizado para este examen consiste en una mesa radiográfica, uno o dos tubos de rayos X y un monitor similar a un televisor ubicado en la sala de exámenes o en un cuarto cercano. La fluoroscopia, que convierte los rayos X en imágenes de video, se utiliza para o guiar y monitorear el progreso del procedimiento. El video es producido por la máquina de rayos X y por un detector que está suspendido sobre la mesa en la que yace el paciente.

Ultrasonido

Los exploradores de ultrasonido consisten en una consola que contiene una computadora y sistemas electrónicos, una pantalla de visualización para video y un transductor que se utiliza para hacer la exploración. El transductor es un dispositivo portátil pequeño que se parece a un micrófono y que se encuentra conectado al explorador por medio de un cable. Algunos exámenes podrían utilizar diferentes transductores (con capacidades diferentes) en el mismo examen. El transductor envía ondas acústicas de alta frecuencia (que el oído humano no puede oir) hacia adentro del cuerpo y luego capta los ecos de retorno de los tejidos del cuerpo. Los principios se asemejan al sonar utilizado por barcos y submarinos.

La imagen por ultrasonido es inmediatamente visible en una pantalla de visualización para video que se asemeja a un televisor o a un monitor de computadora. La imagen se crea en base a la amplitud (volúmen), frecuencia (tono) y tiempo que le lleva a la señal ultrasonora retornar desde el área en el interior del paciente que está siendo examinada hasta el transductor (el aparato colocado en la piel del paciente para enviar y recibir las ondas sonoras que regresan), como así también a la composición del tejido del cuerpo y el tipo de estructura del cuerpo a través de la cual viaja el sonido. Se pone en la piel una pequeña cantidad de gel para lograr el mejor desplazamiento, de ida y de vuelta, de las ondas sonoras desde el transductor hasta el área dentro del cuerpo que está siendo examinada. El ultrasonido es una modalidad excelente para algunas áreas del cuerpo, mientras que otras áreas (especialmente los pulmones llenos de aire) no son muy buenas para usar el ultrasonido.

Otro equipo que puede utilizarse durante el procedimiento incluye la línea intravenosa (IV), una máquina de ultrasonido y aparatos que controlan sus latidos cardíacos y presión arterial.

¿Cómo es el procedimiento?

Con el uso de guía por imagen se inserta un catéter a través de la piel dentro de una vena grande en el cuello o en la parte superior de la pierna, que se hace avanzar hasta la vena cava inferior en el abdomen. Se inyectará un material de contraste dentro de la vena para evaluar si se ubicó correctamente el filtro IVC. Luego se coloca el filtro IVC a través del catéter y dentro de la vena. Una vez que se halla en la posición correcta, el radiólogo de intervención liberará el filtro, permitiéndo que se expanda y se adhiera a las paredes del vaso sanguíneo.

Para remover un filtro IVC, se inserta un catéter especial en una vena grande del cuello o la ingle y se lo hace avanzar hasta el sitio del filtro en la vena cava. Un filtro IVC removible tiene un pequeño gancho o bulbo en un extremo que permite al catéter capturar el filtro, cerrarlo, meterlo en el catéter y finalmente sacarlo del cuerpo.

¿Cómo se lleva a cabo el procedimiento?

Los procedimientos mínimamente invasivos y guiados por imagen, tales como la colocación y remoción de un filtro IVC son efectuados generalmente por un radiólogo de intervención especialmente entrenado, en habitaciones de radiología de intervención o a veces en la sala de operación.

Este procedimiento a menudo se realiza en pacientes ambulatorios. Sin embargo, algunos pacientes podrían necesitar internación en el hospital luego del procedimiento. Sírvase consultar con su médico sobre si será internado o no.

Uno se acuesta de espalda.

Durante el procedimiento, podría estar conectado a unos monitores que controlan el latido cardíaco, la presión arterial y el pulso.

Una enfermera o un tecnólogo coloca una línea intravenosa (IV) en una vena de la mano o el brazo para administrar la medicación sedante en forma intravenosa. Se podría usar sedación moderada. Como alternativa, es posible que le den anestesia general.

Se esterilizará y cubrirá con un paño quirúrgico la zona del cuerpo en donde se colocará el catéter.

El médico dejará insensible la zona con un anestésico local.

Se hace una pequeña incisión en la piel en el sitio.

Por medio de guía por imagen, un catéter (un tubo de plástico largo, delgado y hueco) se inserta por la piel y adentro del vaso sanguíneo y luego se maniobra hasta llegar al sitio de tratamiento.

Un material de contraste puede inyectarse en la vena cava inferior para ayudar en guiar el catéter y verificar la colocación del filtro IVC en el vaso sanguíneo.

Al final del procedimiento, se quitará el catéter y se aplicará presión para detener cualquier sangradura. La abertura realizada en la piel se cubrirá luego con un vendaje. No es necesario suturar.

Podría inyectarse material de contraste en la vena inferior cava para ayudar a guiar el catéter, y para verificar la colocación precisa en el vaso sanguíneo del filtro IVC.

Posiblemente se le quita la línea intravenosa.

Habitualmente el procedimiento se completa dentro de una hora.

¿Qué experimentaré durante y después del procedimiento?

Los dispositivos para controlar el latido cardíaco y la presión arterial estarán conectados al cuerpo.

Sentirá un suave pinchazo cuando se inserte la aguja en la vena para colocar la línea intravenosa (IV) y cuando se inyecte el anestésico local. La mayor parte de la sensación viene de la incisión en la piel, la cual se adormece usando anestesia. Podría sentir presión cuando se inserta el catéter dentro de la vena o de la arteria.

Si el procedimiento se hace con sedación, el sedante intravenoso (IV) hará que se sienta relajado, adormecido y cómodo durante el procedimiento. Es posible que pueda permanecer despierto o no, y eso depende de la intensidad del sedante.

Es posible que sienta una ligera presión cuando se inserte el catéter, pero no será una molestia muy grande.

A medida que el material de contraste circule por su organismo, es posible que experimente una sensación de calor que desaparecerá rápidamente.

Permanecerá en la sala de recuperación hasta que esté completamente despierto y listo para irse a su hogar.

Si el filtro IVC se le insertó a través de una vena en el cuello, usted debe poder reanudar sus actividades dentro de las 24 hs. Si el filtro se insertó por una vena en la ingle, se debe evitar manejar carro por 24 horas y alzar objetos pesados y subir escaleras por 48 horas. Su médico puede proveer instrucciones postoperativas adicionales.

¿Quién interpreta los resultados y cómo los obtengo?

Una vez completado el procedimiento, el radiólogo de intervención puede informarle si ha sido un éxito técnico o no.

Su radiólogo de intervención podría recomendar una visita de seguimiento luego de que se haya completado su procedimiento o tratamiento.

La visita puede incluir un examen físico, procedimientos de toma de imágen(es) y exámenes de sangre u otros exámenes de laboratorio. Durante la visita de seguimiento, usted puede discutir con su doctor cualquiera de los cambios o efectos secundarios que haya experimentado desde su procedimiento o tratamiento.

¿Cuáles son los beneficios y los riesgos?

Beneficios

  • No se necesita incisión quirúrgica: sólo un pequeño corte en la piel que no necesita suturas.
  • El filtro es altamente efectivo para proteger los pulmones de émbolos pulmonares severos (PE), en pacientes en los que la terapia médica convencional no ha sido efectiva o no puede ser aplicada.

Riesgos

  • Cualquier procedimiento en el cual se penetra la piel conlleva un riesgo de infección. La posibilidad de necesitar un tratamiento con antibióticos ocurre en menos de uno de cada 1.000 pacientes.
  • Existe un muy bajo riesgo de reacción alérgica si se inyecta material de contraste.
  • Cualquier procedimiento que implique la colocación de un catéter en un vaso sanguíneo conlleva ciertos riesgos. Los mismos incluyen daño al vaso sanguíneo, hematoma o sangradura en el sitio donde se coloca la aguja, e infección. Sin embargo, se toman precauciones para mitigar estos riesgos.
  • Existe una posibilidad que el filtro IVC puede alojarse en sitio incorrecto. cambar de posición o lesionar un órgano cercano.
  • El filtro IVC, o una pieza del filtro IVC, puede separarse y pasar hasta el corazón o los pulmones causando lesión o muerte.
  • Muy raramente, los filtros IVC se llenan tanto de coágulos que impiden todo flujo en el vaso sanguíneo, causando hinchazón en las piernas.
  • En algunos casos, los filtros recuperables no pueden removerse.

Esta página fue repasada en 2018-04-30

Para obtener más información sobre este y otros procedimientos de radiología, visite Radiologyinfo.org