hematoma subdural
En este tipo de hematoma, un vaso sanguíneo (por lo general una vena) revienta en el espacio justo por afuera del cerebro. La sangre comienza a escurrirse a lo largo de la superficie del cerebro, entre las membranas que cubren al cerebro. Debido a que los hematomas subdurales surgen del sangrado venoso a baja presión, puede llevar algún tiempo antes de que los síntomas se manifiesten luego de la lesión. Por otra parte, un hematoma epidural, que consiste en el sangrado entre el cráneo y una membrana dura normalmente anclada firmemente al cráneo denominada dura mater, por lo general surge de una arteria desgarrada por una fractura del cráneo. La sangre arterial a alta presión se acumula mucho más rápido, generalmente resultando en una aparición rápida de los síntomas (ej. dolor de cabeza, parálisis, disturbios del estado conciente).