RadiologyInfo.org - Para Pacientes

Resúmenes para el paciente de los Criterios Adecuados de la ACR

Los criterios adecuados (AC, por sus siglas en inglés) de la ACR constituyen el grupo más grande de lineamientos basados en evidencia para la toma de imágenes médicas. Durante aproximadamente 20 años, los AC han ayudado a los médicos y a otros profesionales con información sobre la utilización adecuada de las imágenes médicas. A medida que los pacientes se han ido involucrado más en sus asuntos médicos, han comenzado a leer y a interpretar los AC. Los resúmenes que se encuentran más abajo siguen los títulos de los AC individuales y fueron desarrollados para ser fáciles de entender por los pacientes y el público en general. Al hacer los AC entendibles para los pacientes, esperamos mejorar la comunicación entre los pacientes y sus médicos en lo que respecta a los exámenes por imágenes.

Dolor agudo de pecho - Sospecha de embolia pulmonar

Los exámenes por imágenes no son necesarios para muchos pacientes de los cuales se sospecha que tienen un coágulo sanguíneo en los pulmones, conocido como embolia pulmonar (EP). Para los pacientes estables desde el punto de vista médico, el riesgo de una EP se debe evaluar primero mediante el uso de las preguntas estándar acerca del paciente y sus síntomas. Si las respuestas a las preguntas resultan en un puntaje de bajo riesgo, no se requieren estudios adicionales.

Si las respuestas indican la posibilidad de una EP, se recomienda un análisis de sangre (d-dimer) para evaluar la presencia de una sustancia que se libera cuando se rompe un coágulo sanguíneo. Si la prueba resulta negativa, no se requieren estudios adicionales. La prueba d-dimer no debe ser utilizada en cualquier persona de la que se sospecha la presencia un coágulo sanguíneo debido a otros motivos, tales como una cirugía o trauma reciente, o para mujeres embarazadas.

Si las respuestas a las preguntas estándares indican un alto riesgo de EP y la prueba d-dimer es positiva, en la mayoría de los casos el próximo paso será una angiotomografía por TAC (ATC) — una exploración por TAC para observar los vasos sanguíneos de los pulmones. Para las personas con síntomas de un coágulo sanguíneo en la parte inferior de la pierna, especialmente en las mujeres embarazadas, generalmente la primera opción para reducir la exposición a la radiación es un ultrasonido Doppler. El 80% de las EPs están asociadas con coágulos sanguíneos en la parte inferior de las piernas. Además, se podría realizar una radiografía del tórax para descartar otras causas tales como la neumonía o líquido los pulmones. Los exámenes de medicina nuclear por ventilación y perfusión son utilizados a veces en lugar de la ATC.

Dolor abdominal agudo no localizado

El dolor de estómago ocurre debido a varias razones. Las imágenes pueden ayudar a identificar el origen del dolor. El examen preferido para el dolor de estómago, con o sin fiebre, es la TAC con contraste en la vena. Se puede substituir el contraste por el contraste oral cuando la salud de los riñones no es buena o cuando existen alergias a los materiales de contraste intravenosos (IV). El dolor con fiebre podría indicar la presencia de una infección o un absceso. La TAC es útil si se sospecha que hay un absceso, ya que el médico podría drenar el acceso al mismo tiempo. La RMN podría ser de utilidad para distinguir fluidos infectados de fluidos no infectados. La PET es útil si las imágenes por TAC previas no encontraron el origen del dolor.

La exploración preferida para el dolor de estómago luego de la cirugía es la TAC con contraste. Un estudio fluoroscópico complementario podría ser de utilidad para evaluar fugas posquirúrgicas. La PET no es útil para el dolor de estómago luego de la cirugía porque puede arrojar resultados falsos positivos.

La TAC es adecuada para el dolor de estómago en personas con sistemas inmunes débiles. La RMN podría ser de ayuda para los pacientes que no se pueden someter a una TAC o a una RMN. Se puede utilizar la enterografía por RMN (un tipo especial de RMN con contraste IV y oral) en pacientes estables con un historial de enfermedad inflamatoria intestinal. La PET también puede ser de utilidad si las imágenes previas por TAC no encontraron el origen del dolor.

A las pacientes embarazadas con dolor de estómago se les podría hacer una RMN o un ultrasonido para diagnosticar infecciones del tracto urinario, piedras en la vejiga, embarazos ectópicos, torsión de los ovarios, masas adnexales, anormalidades de la placenta, colecistitis aguda, pancreatitis, o enfermedad inflamatoria del intestino.

Aparición de dolor agudo en el costado - Sospecha de enfermedad de las piedras (litiasis renal o cálculos renales).

Las piedras en los riñones se forman a partir de sales que se encuentran en la orina y que pueden viajar a través, o bloquear el uréter, el tubo que lleva orina desde los riñones hasta la vejiga. Las piedras pueden causar dolor agudo en uno o ambos lados del cuerpo entre el área superior de la panza y la espalda, generalmente denominado dolor de costado. El dolor al costado también puede estar causado por otras cosas tales como la apendicitis o la diverticulitis (bolsas inflamadas en el intestino).

El mejor examen por imágenes para identificar una piedra en el intestino y un posible bloqueo en el uréter es una exploración por TAC. La exploración por TAC puede identificar el tamaño y la ubicación de la piedra, que podría predecir la posibilidad de que la piedra se vaya a eliminar sola, teniendo las piedras más grandes menos probabilidades de poder hacerlo.

Se podría necesitar una exploración por TAC con contraste inyectado en forma intravenosa dentro del vaso sanguíneo para diferenciar entre una piedra y un flebolito, una calcificación en una vena, o para determinar otras causas del dolor en el costado o el abdomen que no se han podido observar en la exploración por TAC inicial.

Otros exámenes por imágenes tales como el ultrasonido (US) y la RMN no utilizan radiación, pero ambos exámenes podrían no identificar piedras pequeñas. Para las mujeres embarazadas, el US es la mejor prueba inicial. Para los pacientes con un historial de piedras en los riñones, los pacientes más jóvenes, o para el seguimiento con imágenes para ver si la piedra se ha movido o se ha eliminado del cuerpo, se podría utilizar una RMN o una combinación de US y una radiografía para reducir la exposición a la radiación. Para más información, vea la página sobre piedras en los riñones y en la vejiga.

Seguimiento de los quistes-anexiales

Un quiste anexial es un bulto lleno de líquido que se encuentran en el área de la pelvis alrededor del útero. Esto incluye los ovarios, las trompas de Falopio, y los tejidos aledaños. Los quistes simples del ovario se forman frecuentemente durante el ciclo menstrual normal y no se los considera un problema. Además, los quistes de ovario se forman en aproximadamente un 20% de las mujeres posmenopáusicas.

Los quistes anexiales se pueden categorizar como simples o complejos, dependiendo de las características del quiste observadas en el ultrasonido. La mayoría de las mujeres con quistes anexiales simples no necesitan exámenes por imágenes adicionales luego de un ultrasonido transvaginal inicial. Es poco probable que el cáncer de ovario se origine a partir de estos quistes de apariencia benigna. Sin embargo, las mujeres que tienen dolores fuertes o síntomas que empeoran deben ser revaluadas.

En las mujeres que se encuentran en edad reproductiva, los quistes simples de más de 5 cm. podrían requerir de algún tipo de examen por imágenes adicional y de un seguimiento anual con imágenes por ultrasonido. En las mujeres posmenopáusicas, se recomienda el seguimiento para el caso de los quistes simples cuyo diámetro mayor es de más de 1 cm. También se recomiendan imágenes adicionales para casos de masas anexiales complejas que muestren partes tanto líquidas como sólidas en un ultrasonido y en ambas, mujeres pre y posmenopáusicas. Dependiendo del tamaño y la ubicación del quiste, se podría utilizar un ultrasonido transabdominal además del ultrasonido transvaginal para hacer una evaluación inicial. Se utilizan las imágenes por ultrasonido Doppler a color para evaluar las partes sólidas de un quiste complejo y para identificar características de los vasos sanguíneos que podrían sugerir la presencia de cáncer.

Se recomienda una exploración por RMN o por TAC cuando la evaluación por ultrasonido no proporciona suficiente información como para determinar la presencia de cáncer.

Paciente asintomático con riesgo para el desarrollo de enfermedad de las arterias coronarias.

Existen muchos estudios por imágenes que pueden detectar los signos de enfermedad cardíaca en etapas tempranas en personas sin ningún síntoma. El hallazgo de la enfermedad cardíaca en las etapas tempranas puede ayudar a los médicos y a los pacientes a tratar la enfermedad y a prevenir eventos futuros. Estos estudios por imágenes generalmente no son adecuados para pacientes que tienen un puntaje bajo de riesgo en las pruebas comunes de evaluación del riesgo cardiaco tales como el puntaje para riesgo de Framingham o la Evaluación Sistemática de Riesgo Coronario.

Para los pacientes con bajo riesgo que no tiene ningún síntoma pero que tienen importantes historiales familiares de enfermedad cardíaca, podría ser de ayuda utilizar la TAC para la cuantificación del calcio en la arteria coronaria (CACS, por sus siglas en inglés). El CACS es una medición de la acumulación de calcio en las paredes de las arterias alrededor del corazón, y se ha encontrado que es un buen indicador de eventos cardíacos futuros tales como un ataque al corazón. Para los pacientes con riesgo intermedio sin síntomas, la medición del CACS es generalmente adecuada porque ayuda a encontrar a las personas que tienen un riesgo más alto que el sugerido por el puntaje de sus correspondientes cálculos de riesgo coronario. Para más información, vea la página de TAC cardíaca y cuantificación de calcio coronario.

Existen varios exámenes por imágenes que podrían ser adecuados para personas con alto riesgo que no presentan ningún síntoma. Este grupo incluye personas con diabetes tipo 2, que tienen un riesgo más alto de enfermedad cardíaca que las personas sin diabetes. Estas evaluaciones incluyen la angiotomografía coronaria computarizada, o ATC, una prueba que puede detectar bloqueos en las arterias alrededor del corazón, una prueba de estrés del corazón utilizando la RMN, las imágenes de perfusión del miocardio (un examen de medicina nuclear), y una ecocardiografía, un tipo de examen por ultrasonido del corazón. Para más información, vea la página de detección temprana de enfermedades cardíacas.

Evaluación de implantes mamarios

Los implantes mamarios están hechos de solución salina, de silicona, o de ambas. Algunas de las complicaciones que podrían presentarse con los implantes incluyen la explosión del implante (ruptura), la hinchazón sin explicación de los ganglios linfáticos en las axilas, o un tipo raro de cáncer denominado linfoma anaplásico de células grandes que podría aparecer al año de la cirugía. Los pacientes con implantes y sin síntomas deberían continuar con sus exámenes de rutina de detección temprana del cáncer de seno.

La ruptura de un implante salino generalmente se diagnostica con un examen físico. Si se necesitan imágenes, se debería utilizar el ultrasonido (US) para personas de menos de 30 años de edad. Para personas de 30 a 39 años de edad se puede utilizar una mamografía, una tomosíntesis digital del seno (DBT, por sus siglas en inglés), o un US. Para las personas de 40 años o más, la mejor opción es el mamograma o la DBT.

La RMN sin contraste es la mejor prueba para diagnosticar una ruptura del implante de silicona, especialmente cuando la silicona todavía se encuentran adentro de la cápsula externa (el caso de la mayoría de las rupturas). La mamografía y la DBT no son recomendables para las rupturas encapsuladas. Para rupturas que se encuentran afuera de la cápsula, además de la RMN sin contraste, se podría utilizar el US en personas de menos de 30 años de edad. Para las personas de más de 30 años de edad se puede utilizar la mamografía, la DBT, y el US. Para personas con implantes previos de silicona, los resultados podrían mostrar la presencia de residuos de silicona, no la ruptura de un nuevo implante, haciendo que sea importante comparar con exámenes previos.

Para la hinchazón sin explicación de los ganglios linfáticos en las axilas, se debería utilizar el US para el caso de pacientes de menos de 30 años de edad. Para personas con más de 30 años de edad se debería utilizar la mamografía, la DBT, o el ultrasonido. Si se sospecha que la persona presenta linfoma anaplásico de células grandes, se recomienda un US.

Examen de detección temprana del cáncer colorrectal

El cáncer en los intestinos (colon) puede ser letal. Se recomienda que todas las personas de más de 50 años se hagan un examen de detección temprana para hallar el cáncer de colon en los estadios tempranos y los bultos precancerosos denominados pólipos. Con el tiempo, algunos pólipos se pueden transformar en cáncer. Los exámenes de detección temprana disponibles incluyen la colonoscopia, la colonografía por TAC (también conocida como colonoscopia virtual), el enema de bario con contraste doble, y las pruebas de la materia fecal tales como las pruebas de sangre oculta en las heces, que tiene por objetivo identificar la presencia de sangre en la materia fecal. La colonoscopia, la colonografía por TAC, y el enema de bario con contraste doble buscan la presencia de pólipos y de cáncer, pero las pruebas a base de materia fecal solamente buscan la presencia de cáncer. En comparación con la colonoscopia, la colonografía por TAC y el enema de bario exponen al paciente a la radiación pero no requieren de la sedación e implican un menor riesgo de agujerear accidentalmente la pared del colon. Durante la colonoscopia, el médico puede extirpar pólipos y obtener biopsias de las áreas sospechosas. Todos los exámenes que permiten visualizar el colon requieren de un lavado del intestino previo para eliminar la materia fecal del colon.

Las personas pueden tener un riesgo promedio, un riesgo moderado, o un riesgo alto para el cáncer de colon en base a su historia familiar y a condiciones preexistentes tales como la colitis ulcerosa, la colitis de Crohn, o el síndrome de Lynch. Para los adultos con un riesgo promedio o moderado, la prueba adecuada de detección temprana por imágenes es la colonografía por TAC cada 5 años. El enema de bario con contraste se utiliza con menor frecuencia. Si se observan pólipos sospechosos en una colonografía por TAC, se recomienda una colonoscopia para obtener una biopsia. Para los adultos con alto riesgo, los exámenes de detección temprana por imágenes no son recomendables porque a menudo existe la necesidad de hacer una biopsia. En estos individuos, el examen recomendado es la colonoscopia. La colonografía por TAC es adecuada luego de una prueba de sangre oculta en heces que resulta positiva, o luego de una colonoscopia incompleta.

Para más información, vea la página de detección temprana del cáncer colorrectal.

TAC para un trauma menor en la cabeza de un adulto

El golpear su cabeza contra algo causa una lesión cerrada de la cabeza. Incluso un golpe muy suave en la cabeza puede ser peligroso y debería ser evaluado por un médico para ver si se produjo una concusión, sangrado en el cerebro, o una fractura del cráneo. La mayoría de las heridas menores de la cabeza no requieren de estudios por imágenes.

Una prueba llamada Escala de Coma de Glasgow ayuda a evaluar el nivel de conciencia de una persona luego de una herida cerrada leve o media en la cabeza Si el resultado de la prueba es igual o mayor a 13, se utilizan lineamientos adicionales para ver si es recomendable hacer estudios por imágenes. Si los lineamientos establecen que se necesita un examen médico para determinar la gravedad de la herida en la cabeza entonces se utiliza una exploración sin contraste. También se recomienda hacerle una exploración por TAC a las personas con heridas cerradas moderadas o graves en la cabeza.

Los resultados de una TAC de la cabeza sin contraste podrían resultar normales a pesar de que podría haber una lesión en el cerebro. Se recomiendan exámenes por imágenes de seguimiento para las personas cuyos síntomas de lesión cerebral no estén mejorando o hayan empeorado. La mejor evaluación de seguimiento es la TAC sin contraste. La RMN se utiliza en casos en lo que se sospecha una lesión traumática cerebral crónica (en curso). Si se sospecha la presencia de una lesión en un vaso sanguíneo entonces se utiliza la angiotomografía (ATC) o la angiografía por RMN para las lesiones arteriales, y la venografía por tomografía computarizada (CTV, por sus siglas en inglés) o la venografía por RMN (MRV, por sus siglas en inglés) para las lesiones en las venas.

Las exploraciones por TAC exponen a las personas a la radiación. Los exámenes por RMN no lo hacen. Para más información, vea la página de lesiones de la cabeza.

Dolor de cabeza

La identificación del tipo y la causa de la mayoría de los dolores de cabeza se puede hacer con un historial médico y un examen físico, sin la necesidad de estudios por imágenes. Pero los estudios por imágenes que no son necesarios pueden causar hallazgos incidentales (cosas que no están asociadas con el motivo por el cual se ha hecho la prueba). Esto puede hacer que los pacientes reciban tratamientos y exposición a la radiación que no son necesarios.

Si alguien tiene un dolor de cabeza nuevo con las complicaciones siguientes, podría beneficiarse de los estudios por imágenes:

  • Una lesión reciente en la cabeza o el cuello
  • Un dolor de cabeza repentino o que empeora repentinamente
  • Un dolor de cabeza que va de nada a un dolor con intensidad máxima en unos pocos segundos o minutos
  • Dolores de cabeza debidos al nervio trigémino (que va desde la cara hasta el cerebro) que generalmente son dolores de cabeza en racimos.
  • Dolor de cabeza posicional, un dolor de cabeza grave en un solo lado de la cabeza que empeora con ciertas posiciones de la cabeza.
  • Dolor de cabeza en un solo lado, especialmente en pacientes jóvenes
  • Dolor de cabeza que comienza, o que empeora, con la tos, el ejercicio, o la actividad sexual
  • Dolor de cabeza que puede deberse a complicaciones dentales o de los senos paranasales
  • Sospecha de la presencia de meningitis (infección del recubrimiento del cerebro) o encefalitis (inflamación del cerebro)
  • Un dolor de cabeza nuevo con dolor en la sien, en pacientes de mayor edad
  • Embarazo
  • Sistemas inmunológicos comprometidos (por ejemplo, positivo para el VIH)
  • Tratamiento para el cáncer
  • Condiciones que afectan la coagulación sanguínea
  • Dolor de cabeza crónicos con nuevos síntomas

En la mayoría de los casos, el examen por imágenes inicial recomendado es la RMN con o sin contraste intravenoso. Para algunas condiciones, se recomienda la angiotomografía computarizada, con o sin contraste. Para más información, vea la página sobre dolores de cabeza.

Enfermedad oclusiva de la arteria ilíaca

La enfermedad oclusiva de la arteria ilíaca es un bloqueo de las grandes arterias que proveen de sangre a la pelvis y las piernas. Los factores de riesgo incluyen presión arterial alta y el fumar. El tratamiento para este bloqueo será diferente dependiendo de si se desarrolló lentamente (en forma progresiva) o de repente (en forma aguda). Los síntomas típicos de la enfermedad progresiva son dolor, adormecimiento (falta de sensación), y cansancio en las piernas cuando se camina o se está parado que empeora con el tiempo y mejora con el descanso. Los síntomas típicos de la enfermedad aguda son dolor repentino en la pierna y un pulso débil en la ingle. La pierna se podría poner azul o se podría sentir fría.

Para los pacientes con síntomas que empeoran, el diagnóstico se hace a través de un examen físico, incluyendo las diferencias en presión arterial entre las piernas y los brazos, análisis de sangre para medir el contenido de grasas (lípidos), y un ultrasonido de las piernas. Si las pruebas muestran una disminución en el flujo sanguíneo hacia las piernas, se utiliza una TAC o una RMN con material de contraste intravenoso diseñadas para visualizar los vasos sanguíneos (angiotomografía computarizada o ATC o angiografía por RMN) para encontrar el vaso sanguíneo que está bloqueado y para determinar el tamaño del bloqueo.

A los pacientes agudos se les deben tomar imágenes por angiotomografía computarizada (ATC). Para los pacientes que son alérgicos al material de contraste, se utilizan para el diagnóstico los resultados de las pruebas de presión arterial y del ultrasonido.

Los pacientes agudos deberían ser tratados inmediatamente con anticoagulantes. Para ambos, los pacientes agudos y los progresivos, se utilizan la angiotomografía computarizada y la angiografía por RMN para decidir entre la colocación de un catéter adentro de la arteria cerca del bloqueo para disolverlo, o la extirpación o baipás quirúrgico. El tratamiento podría incluir medicamentos que interfieren con la formación de coágulos para evitar que se vuelva a formar el bloqueo. Para más información, vea la página de enfermedad vascular periférica.

Toma de imágenes de las arterias profundas inferiores epigástricas para el planeamiento de la cirugía (cirugía de reconstrucción mamaria).

El cáncer de seno es el cáncer más común en las mujeres en los Estados Unidos. La cirugía de reconstrucción mamaria es generalmente parte de un tratamiento para el cáncer de seno cuando a la mujer se le ha hecho una mastectomía.

Para poder reconstruir el seno, uno de los enfoques posibles para la cirugía de reconstrucción mamaria es la utilización de la piel y el tejido que se encuentran justo por debajo del seno, en la pared abdominal de la propia mujer. Este procedimiento se denomina reconstrucción mamaria con colgajo perforante de arteria epigástrica inferior profunda (DIEP). Para la preparación de una cirugía de reconstrucción, el cirujano ordena estudios por imágenes para identificar la ubicación, el tamaño, y la posición de las ramas arteriales que irrigan con sangre el colgajo DIEP. Es esencial poder hacer un mapa de la irrigación sanguínea antes de la cirugía porque también se deberá mover el sistema de irrigación sanguínea hacia el pecho para mantener vivo el tejido reconstruido. La arteria principal se denomina arteria epigástrica inferior profunda; el tamaño y la ubicación de esta arteria normalmente varía entre las mujeres.

El tipo de imágenes preferidas para mapear la irrigación sanguínea es la angiotomografía computarizada (ATC; una exploración que muestra los vasos sanguíneos), con contraste intravenoso (IV) del abdomen y la pelvis. El nivel de detalle excelente mejora los resultados y reduce las complicaciones porque contribuye al desarrollo del mejor planeamiento quirúrgico. La angiografía por RMN (ARM), con o sin contraste IV del abdomen y la pelvis es una alternativa a la ATC. La ARM del abdomen y la pelvis sin contraste IV también podría ser adecuada. La ATC expone a los pacientes a la radiación; la ARM no.

Dolor en la cintura

La mayoría las personas que van al médico con un dolor reciente en la cintura no necesitan hacerse radiografías, o RMNs, u otros tipos de estudios por imágenes. Si el dolor persiste durante más de seis semanas a pesar de la terapia física, el ejercicio, y los medicamentos (tratamiento conservador), entonces podría ser necesario algún tipo de estudio por imágenes.

También se deberían considerar los estudios por imágenes para los pacientes que tienen síntomas (señales de alerta) que podrían indicar que existe una condición seria que está causando dolor. Lo mismos podrían incluir una fractura, cáncer, compresión de los nervios, o infecciones. Existen muchas formas diferentes de tomar imágenes de la columna que los médicos pueden ordenar para sus pacientes. La que se utilice dependerá de cual se sospeche sea la causa del dolor, la urgencia del problema, y otras condiciones médicas del paciente. Si se sospecha que existe una fractura en la parte inferior de la columna (columna lumbar), se recomienda una exploración por TAC. Los pacientes que siguen teniendo dolor luego de seis semanas de tratamientos conservadores y que tienen problemas persistentes con los nervios que no están funcionando adecuadamente causando dolor, debilidad, adormecimiento, o dificultad para controlar músculos específicos, podrían querer hacerse una RMN. Los pacientes que tienen problemas graves, o que están empeorando, con sus nervios que no funcionan adecuadamente deberían ser evaluados con una RMN.

Monitoreando la respuesta a la terapia sistémica neoadyuvante para el cáncer de seno

Cuando un paciente tiene un diagnóstico confirmado de cáncer de seno invasivo, la paciente podría recibir quimioterapia antes de la cirugía. Esto se denomina terapia neoadyuvante y se la utiliza para encoger tumores antes de extirparlos quirúrgicamente. También sirve para tratar cánceres que se han desparramado (formado metástasis). Los estudios por imágenes antes y durante el tratamiento neoadyuvante pueden ayudar a guiar las decisiones para el tratamiento.

  • La mamografía, la tomosíntesis digital de seno (DBT, por sus siglas en inglés), y el ultrasonido (US) de seno son utilizados en forma conjunta para determinar el tamaño del tumor al comienzo del tratamiento neoadyuvante y los cambios en el tamaño del tumor durante el tratamiento y al final del tratamiento. El US es más preciso que la mamografía y la DBT para determinar el tamaño del tumor luego del tratamiento, especialmente si los restos del tumor miden más de 7 mm; también se utiliza el US para determinar si las células cancerosas se han diseminado hacia los nódulos linfáticos cercanos al seno (la axila). Durante y luego del tratamiento neoadyuvante, se puede utilizar el US para ver si el cáncer en los ganglios linfáticos está respondiendo a la quimioterapia.
  • La RMN con o sin material de contraste intravenoso se utiliza antes del tratamiento para evaluar la presencia de múltiples tumores en el tejido mamario denso y para evaluar la respuesta a la quimioterapia neoadyuvante. La RMN también puede evaluar la presencia de ganglios linfáticos del pecho que presentan tumor.
  • Se utilizan la PET con fluorodesoxyglucosa con TAC o la TAC del pecho, del abdomen, y de la pelvis con contraste intravenoso y una exploración de los huesos cuando se sospecha que el cáncer se ha diseminado hacia afuera del pecho.

Para más información, vea la página sobre el tratamiento el cáncer de seno.

Exámenes de detección temprana para el cáncer de ovario

Al cáncer de ovario se los descubre generalmente cuando se encuentra en sus etapas avanzadas debido a que actualmente no hay ninguna prueba de detección temprana que haya podido detectar el cáncer en una etapa temprana o reducir el número de muertes por cáncer de ovario. Las mujeres con alto riesgo para el cáncer de ovario debido a ciertos factores de riesgo podrían beneficiarse de la detección temprana.

Se considera que las mujeres pre y posmenopáusicas tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer de ovario si tienen una historia familiar de cáncer de ovario, se sospecha que tienen las mutaciones genéticas BRCA1 o BRCA2, o tienen niveles elevados de CA-125 (el antígeno 125, una proteína que se encuentra elevada en las células cancerosas del tumor) cuando se la mide en la sangre. Estas mujeres podrían decidir hacerse estudios de detección temprana.

El estudio por imágenes recomendado para la detección temprana del cáncer de ovario es el ultrasonido (US0) para poder visualizar los ovarios. Estos exámenes incluyen el US transvaginal (preferido), el US transabdominal (en mujeres que no son buenas candidatas para el US transvaginal), y el US Doppler a color (permite la visualización del flujo sanguíneo). El US no utiliza radiación.

Se considera que las mujeres pre y posmenopáusicas que no tienen un historial familiar de cáncer de ovario, que no tienen las mutaciones genéticas BRCA1 o BRCA2, y que no tienen niveles elevados de CA-125 tienen un riesgo promedio de cáncer de ovario. No se recomienda que estas mujeres se hagan estudios por imágenes para la detección temprana del cáncer de ovario.

Generalmente la TAC y la RMN no son adecuadas para las mujeres que tienen un riesgo promedio o alto de cáncer de ovario. Para más información, vea la página sobre cáncer de ovario.

Radiografía de tórax de rutina

No es necesario hacerse una radiografía de tórax antes de ir al hospital para una operación o para algo de rutina, a menos que un paciente tenga una enfermedad del corazón o de los pulmones, o síntomas de una condición del corazón o de los pulmones. La radiografía no agrega información que vaya a cambiar el tratamiento luego de obtener información sobre la historia médica y los síntomas del paciente y de realizar un examen físico. La radiografía del tórax no se deberían utilizar de forma rutinaria para la evaluación de pacientes con presión arterial alta, a menos que se sospeche algún tipo de enfermedad del corazón. No se recomienda la radiografía de tórax para exámenes físicos de rutina o para la detección temprana del cáncer de pulmón.

Para los pacientes de más de 70 años de edad, los pacientes con enfermedades del corazón o los pulmones, o aquellos que han tenido enfermedades en el corazón o en los pulmones en el pasado, o cuando la historia médica no está disponible, la toma de una radiografía del tórax antes de una operación o luego de ingresar al hospital podría ser adecuada. Además, si un paciente está siendo sometido a una operación de alto riesgo, como en el caso de la cirugía de emergencia, podría ser adecuado tomar una radiografía del tórax. Sin embargo, el tomar una radiografía del tórax antes una operación no significa que luego de la operación, durante el proceso de recuperación, el paciente no tendrá problemas con la función pulmonar.

La radiografía del tórax expone a los pacientes a la radiación. También puede hallar cosas que no están asociadas con el motivo por el que se tomaron los rayos X, denominados hallazgos incidentales. A veces, estos hallazgos pueden llevar a la realización de más pruebas o tratamientos que no son realmente necesarios. Para más información, vea la página de radiografía del tórax.

Enfermedades de la nariz y los senos paranasales

La mayoría de las personas que han tenido rinosinusitis, una nariz con secreciones, o una sensación de taponamiento en sus senos nasales no necesitan exámenes por imágenes. Los síntomas del paciente son utilizados para determinar el tipo de rinosinusitis. Si los síntomas son agudos y están limitados a la nariz y duran menos de cuatro semanas, no se requieren imágenes.

Si la rinosinusitis aguda vuelve más de cuatro veces por año, de la considera como una rinosinusitis aguda recurrente. Si los síntomas persisten por más de doce semanas e incluyen drenaje con mucus, dolor en la cara, taponamiento nasal, congestión, y una disminución en la sensación del olfato, es probable que sea una rinosinusitis crónica. También podrían haber pólipos o un hongo en la nariz. En estos casos, los pacientes se podrían beneficiar de la cirugía, y se podría recomendar la toma de imágenes con TAC o con TAC de haz cónico sin contraste intravenoso.

Si los síntomas de la rinosinusitis aguda incluyen síntomas que indican la presencia de una infección en la cavidad del ojo o en el cerebro, se podría recomendar la RMN con o sin contraste intravenoso. Si el paciente no se puede hacer una RMN, se recomienda una exploración por TAC con contraste.

Si se sospecha que existe un bloqueo o una masa debido al dolor persistente, al bloqueo de los pasajes nasales, o al sangrado de la nariz, se recomiendan ambas: la RMN, con y sin contraste, y la TAC con contraste.

Si se sospecha la presencia de una invasión por un hongo en los tejidos mucosos, en los vasos sanguíneos, y/o en los huesos, se recomiendan ambas: la TAC sin contraste y la RMN, con y sin contraste, de los senos nasales, de los tejidos del cerebro circundantes, y de la cavidad del ojo.

Reemplazo percutáneo (con catéter) de la válvula aórtica

Una causa común de la enfermedad del corazón es la acumulación de calcio en la aorta que causa el angostamiento y el endurecimiento de la válvula aórtica del corazón (estenosis aórtica). El reemplazo de la válvula aórtica con trascatéter (TAVR) es un procedimiento para reemplazar la válvula aórtica del corazón a través de los grandes vasos sanguíneos del individuo (por ejemplo, las arterias ubicadas en la ingle o en el cuello, o debajo de la clavícula). Es una alternativa para las personas a las que les podría ir mal si les hicieran una cirugía a corazón abierto.

Cuando se está planeando un TAVR, la medición precisa de las dimensiones de la aorta de una persona, en el lugar en el que está la válvula del corazón, es importante para elegir el tamaño y forma adecuados de la válvula artificial. Las mediciones de la aorta y de las arterias conectadas es también importante para determinar si los vasos sanguíneos son lo suficientemente grandes como para pasar a través de ellos la válvula artificial, y para seleccionar el camino que conlleva el menor riesgo. Se recomienda la angiotomografía computarizada (ATC) con contraste intravenoso para mostrar los vasos sanguíneos del pecho, del abdomen, y de la pelvis. Los datos obtenidos con la ATC reducen las posibilidades de complicaciones durante el procedimiento.

La ATC sin contraste no es lo suficientemente buena como para planear un TAVR. En las personas con alergia al contraste para TAC, el ultrasonido (ecocardiografía) del corazón puede medir el tamaño de la aorta pero no es lo suficiente bueno como para planear una TAVR. Para estos individuos, la angiografía por RMN (ARM) con contraste es una mejor alternativa. La ARM tiene limitaciones con respecto a la cantidad de calcio que puede mostrar y no se puede utilizar en personas con algunos implantes, claustrofobia, o ritmo cardíaco irregular.

Trauma de la cabeza en niños

Las lesiones de la cabeza en los niños pueden ser peligrosas y deben ser evaluadas por un médico. La prueba denominada Glasgow Coma Scale, o escala de Glasgow para el estado de coma, ayuda a determinar si se necesitan estudios por imágenes. En los niños con un puntaje en la escala de Glasgow de menos de 13 o con un puntaje en la escala de Glasgow igual o mayor a 13 que no presentan síntomas de una lesión, generalmente las imágenes no son necesarias. Si el resultado de la prueba es igual o mayor que 13, y el niño tiene síntomas de una posible lesión, o si el puntaje es de menos de 13, se recomienda una exploración por TAC sin contraste. Una exploración por TAC ayudar a identificar la presencia de sangrado, daño en el tejido cerebral, presencia de líquidos en el cerebro, o fracturas de cráneo. El mayor riesgo para un niño al que se le hace una exploración por TAC es la exposición a la radiación.

La RMN no utiliza radiación y es mejor que un examen por TAC para encontrar áreas de daño traumático en el cerebro. La RMN requiere que el niño permanezca quieto por un tiempo largo, de manera tal que el médico le podría administrar al niño un medicamento para calmarlo. La RMN se utiliza a menudo para el seguimiento si los síntomas no desaparecen o si aparecen nuevos síntomas. La exploración por TAC de la cabeza es el examen de preferencia cuando se sospecha el abuso infantil. Se puede hacer una RMN si la TAC no muestra nada. La RMN es mejor que la exploración por TAC para evaluar áreas de lesión cerebral que son más probables en los casos de abuso infantil. También se debe considerar una RMN de la parte superior de la columna en estos casos porque a menudo existe daño en dicha área también.

Para más información, vea la página de lesiones en la cabeza.

Esta página fue repasada en 2018-08-28

Patrocinado por

Por favor note que

RadiologyInfo.org no es un centro médico. Por favor contacte a su médico si tiene preguntas específicamente médicas o para obtener referencias de un radiólogo u otro médico. Para encontrar un servicio de imágenes médicas o de oncología radioterápica en su comunidad, puede buscar en la base de datos de servicios acreditados por el ACR (American College of Radiology).

Esta página web no brinda información sobre precios. El costo de los exámenes médicos por imágenes, tratamientos y procedimientos específicos puede variar de acuerdo a la región geográfica. Hable con su médico, con los empleados del centro médico y/o con su compañía de seguro médico sobre los costos asociados con el procedimiento prescrito para entender mejor los posibles gastos en los que incurrirá.

Proceso de revisión de página web: Este procedimiento es revisado por un médico con experiencia en el área presentada, y luego es revisado otra vez por comités de la American College of Radiology (ACR) y de la Radiological Society of North America (RSNA), organismos compuestos por médicos expertos en diversas especialidades de radiología.

Enlaces exteriores: RadiologyInfo.org proporciona enlaces a sitios web relevantes para comodidad de nuestros usuarios. RadiologyInfo.org, ACR, y RSNA no son responsables por el contenido de las páginas web encontradas mediante estos enlaces.