RadiologyInfo.org - Para Pacientes

Radioterapia para el cáncer cervical

Generalidades sobre el cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino es el término utilizado para describir tumores malignos que se originan en el recubrimiento interno del cuello uterino – la parte inferior el útero que conecta el útero con la vagina. Cada año en los Estados Unidos aproximadamente 13.000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de cuello uterino. La mitad de los casos de cáncer de cuello uterino ocurren en mujeres que tienen entre 35 y 55 años de edad.

La mayoría de los cánceres de cuello uterino son el resultado de una infección previa con el virus del papiloma humano (HPV), que se transmite a través del sexo vaginal, anal u oral. Gracias al uso en forma regular del examen de Papanicolaou y a la detección temprana, el cáncer de cuello uterino ya no es más la causa principal de muerte de las mujeres americanas. Se espera que las tasas de cáncer de cuello uterino continúe bajando debido al aumento en las tasas de vacunación contra el HPV. Vea la página sobre Tratamiento del cáncer de cuello uterino para más información.

¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?

Generalidades sobre las opciones de tratamiento

Las opciones de tratamiento para el cáncer de cuello uterino dependen del estadio del cáncer, o de cuánto se halla diseminado en la pared del cuello uterino, los tejidos circundantes y el colon o el recto. Las exploraciones por TAC, las RMN del cuerpo, las radiografías del tórax o la PET ayudan a su médico a identificar el estadio de su cáncer (llamado estadificación) que determinará sus opciones de tratamiento.

Existen cuatro tipos de opciones de tratamiento disponibles; su médico podría utilizar una combinación de estas terapias. Para determinar su plan de tratamiento, su médico pondrá en la balanza las ventajas y las desventajas en relación con su edad, su salud general, sus planes futuros en cuanto a tener hijos y sus preferencias personales.

Las opciones estándar incluyen:

Cirugía:

Para el estadio 0 o para la enfermedad pre-cancerosa, los pacientes generalmente reciben uno de los siguientes procedimientos, que le permite a las mujeres poder quedar embarazadas en el futuro:

Criocirugía: Durante este procedimiento, se coloca directamente adentro de cuello uterino una sonda de metal frío, matando las células anormales. Vea la página sobre Crioterapia para más información.

Cirugía láser: Durante este procedimiento, se utiliza una láser focalizado para quemar las células anormales del cuello uterino. Se puede utilizar este procedimiento para extraer una pequeña pieza del cuello uterino para hacer más análisis de laboratorio.

LEEP (procedimiento de extirpación con lazo electro quirúrgico)/conización: Durante este procedimiento, un lazo de alambre calentado con una corriente eléctrica extirpa las células y la fina capa de tejido de la parte inferior del tracto genital. La conización es similar al procedimiento LEEP, con la excepción de que el cirujano utiliza un escalpelo para extirpar una pieza de tejido anormal con forma de cono.

Para el cáncer de cuello uterino más avanzado, los pacientes generalmente son sometidos a uno los siguientes procedimientos:

Traquelectomía radical: Durante esta cirugía, se extirpa el cuello uterino y la parte superior de la vagina, pero se deja intacto el útero. El cirujano hace una "sutura en bolsa" en el cuello uterino, lo que permite la posibilidad de que el paciente pueda llevar un embarazo a término. Dicho embarazo probablemente será considerado de alto riesgo.

Histerectomía simple: Esta cirugía extirpa el útero y el cuello uterino, pero deja intactas las estructuras que rodean al útero. No se extirpan ganglios linfáticos. Esto eliminará cualquier posibilidad de un embarazo futuro.

Histerectomía radical: Esta cirugía extirpa el útero, el cuello uterino, la parte superior de la vagina y algunos ligamentos y tejidos cerca del útero. Generalmente también extirpa los ganglios linfáticos pélvicos. Por lo general, no extirpa los ovarios y las trompas de Falopio. Esto eliminaría cualquier posibilidad de un embarazo futuro.

Las histerectomías se pueden hacer a través de la vagina (histerectomía vaginal), a través de una incisión grande en el abdomen (histerectomía abdominal), o a través de una incisión pequeña en el abdomen (histerectomía laparoscópica, generalmente con asistencia robótica). La extirpación del útero no permite que una mujer pueda quedar embarazada.

Dependiendo del estadio y gravedad el cáncer, el cirujano también podría extirpar parte del colon, del recto o de la vejiga.

Radioterapia:

La radioterapia utiliza rayos X de alta energía u otras formas de radiación para matar células cancerosas o para evitar que crezcan. Para tratar el cáncer de cuello uterino generalmente se utilizan dos tipos de radioterapia: la terapia de haz externo (EBT), la braquiterapia, o ambas. Las radioterapias se utilizan generalmente juntas o en combinación con la cirugía.

  • Terapia de haz externo: Durante la terapia de haz externo, se aplican al tumor haces de electrones o rayos X de alta energía. Los haces son usualmente generados por un acelerador lineal y dirigidos a la destrucción de células cancerosas mientras se evita dañar los tejidos normales circundantes. Muchos pacientes reciben un tipo de terapia por haz externo llamada radioterapia de intensidad modulada (IMRT). La IMRT es una forma de radiación en 3D que utiliza aceleradores lineales para administrar en forma segura e indolora una dosis precisa de radiación en un tumor, mientras se reduce al mínimo la dosis aplicada al tejido normal circundante. La EBT generalmente requiere de un tratamiento diario durante un período de cuatro a seis semanas. Vea la página sobre Terapia de haz externo para más información. Vea la página de Radioterapia de intensidad modulada para más información sobre IMRT.
  • Braquiterapia o terapia de radiación interna: La braquiterapia utiliza un aparato de colocación para colocar material radiactivo adentro de la paciente en forma temporaria o permanente para dañar el DNA de las células cancerosas y destruir la capacidad de dichas células para dividirse y crecer. Este tipo de radiación solamente viaja distancias cortas en comparación con la radiación de haz externo. Le permite a su doctor utilizar una dosis alta total de radiación para tratar una pequeña área en menos tiempo que la radioterapia convencional de haz externo.
  • La braquiterapia para el cáncer de cuello uterino se conoce como braquiterapia intracavitaria. Los materiales radioactivos se colocan en un aparato que luego se inserta adentro la vagina, el cuello uterino y a veces adentro del tejido circundante al cuello uterino. Existen dos tipos de braquiterapia intracavitaria:
    1. La braquiterapia de baja dosis (LDR): Este procedimiento se realiza en un hospital y requiere que la paciente se quede en el hospital por varios días. Generalmente, a las pacientes se les administra medicamentos para ayudarlas a relajarse durante el procedimiento, que se realiza en una sala de operaciones usualmente bajo anestesia general. Para las mujeres que aún tienen un útero, los aparatos de colocación son conocidos como aplicadores tándem y ovoide. El tándem se inserta a través del cuello uterino hacia el interior del útero, y el ovoide se coloca cerca del cuello uterino. Luego se insertan las fuentes de radiactividad en el tándem y en el ovoide. Para proteger los tejidos sanos, generalmente se coloca material esterilizado alrededor del tándem y del ovoide para separar la vejiga y el recto hacia afuera del área de tratamiento. Una vez que el aparato está colocado y que el material radiactivo ha sido insertado, la paciente es trasladada a una habitación blindada en el hospital en la que se administra la radiación durante un período de dos o tres días. Durante este tiempo la paciente recibirá medicamentos para estar cómoda. Enfermeras y médicos entrenados cuidarán de la paciente durante el curso del tratamiento, pero tomarán precauciones para evitar la exposición a la radiación.
    2. Braquiterapia de alta dosis (HDR): Este tratamiento se realiza en forma ambulatoria. La braquiterapia HDR requiere de varios tratamientos, generalmente separados por un período de días, o incluso de hasta una semana. El procedimiento de braquiterapia HDR es similar al de la braquiterapia LDR y se puede hacer bajo anestesia general o bajo sedación moderada. La paciente generalmente es sometida a una exploración por TAC o a una RMN para ayudar al radioncólogo a planear adonde se debe aplicar la radiación. El tándem se inserta a través del cuello uterino hacia el interior del útero, y el ovoide se coloca cerca del cuello uterino. Luego se transfiere a la paciente a una habitación blindada y se la conecta a la fuente de radiación, que es administrada a través del aplicador en tándem y el ovoide, y que luego de unos minutos es retirada. A las pacientes se le dan medicamentos para ayudarlas a relajarse durante el procedimiento. Luego del procedimiento, las pacientes permanecen en la sala recuperación por un periodo corto tiempo.
    Para la mujeres que han tenido una histerectomía radical y que ya no tienen útero y cuello uterino, se podría utilizar la braquiterapia intracavitaria. En vez de insertar un tándem y un ovoide, se coloca adentro de la vagina un aparato más corto llamado cilindro. Luego se coloca un tubo con material radioactivo a través del cilindro para administrar la radiación en forma local. Vea la página de Braquiterapia para más información.

Quimioterapia:

Este tratamiento involucra el uso de drogas administradas en forma intravenosa (por las venas) o en forma oral para matar las células cancerosas o para evitar que se dividan y multipliquen. La quimioterapia se utiliza generalmente como un tratamiento suplementario en combinación con la radiación para disminuir la posibilidad de que la enfermedad vuelva a aparecer en cualquier parte del cuerpo. Igual que la radioterapia, la quimioterapia puede reducir los síntomas y aumentar la sobrevida en las pacientes con tumores que se han diseminado (formado metástasis). Las pacientes generalmente reciben secciones de tratamiento con quimioterapia durante un periodo determinado de tiempo, con intervalos entre tratamientos para reducir los posibles efectos secundarios tales como conteos anormales de glóbulos rojos, fatiga, diarrea, llagas en la boca, y un sistema inmune comprometido.

Recientemente se han desarrollado opciones de quimioterapia nuevas y más avanzadas. Estas nuevas opciones ayudan a evitar el daño a los tejidos normales y sanos, mientras se detiene a las células cancerosas para que no se diseminen y multipliquen.

Terapia dirigida/inmunoterapia con anticuerpos monoclonales:

Durante la terapia dirigida, se administran en forma intravenosa en el paciente pequeñas cantidades de anticuerpos sintéticos (hechos en laboratorio), denominados monoclonales. Los anticuerpos monoclonales imitan a los anticuerpos que son producidos naturalmente en el cuerpo e identifican y pelean contra objetos foráneos tales como virus y bacterias. Una vez adentro del cuerpo, los anticuerpos monoclonales se unen a sustancias que se encuentran en la superficie de las células cancerosas, matándolas y bloqueando su crecimiento. Un anticuerpo monoclonal común utilizado para el cáncer de cuello uterino es Bevacizumab (Avastin®). Una vez administrado adentro cuerpo, se une a una proteína denominada factor de crecimiento endotelial (VEGF) y ayuda a prevenir el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos que alimentan a las células cancerosas. Esta terapia se utiliza generalmente para tratar el cáncer de cuello uterino que se ha diseminado hacia afuera del cuello uterino y hacia las áreas circundantes inmediatas. También se lo utiliza para tratar el cáncer de cuello uterino recurrente.

¿Cómo puedo elegir entre las opciones?

Además de hablar con su familia y sus amigos, necesitará un grupo de médicos que la aconseje. El equipo incluirá su ginecólogo, un ginecólogo oncólogo, un radioncólogo y un cirujano. El ginecólogo oncólogo se especializa en los cánceres de los órganos reproductivos de las mujeres. El radioncólogo se especializa en el uso de la radiación para tratar el cáncer. El cirujano extirpa quirúrgicamente el cáncer o ayuda al radioncólogo con la implantación de materiales radioactivos. Usted y su equipo de cuidados crearán su plan de tratamiento, que estará principalmente determinado por el estadio y la gravedad del cáncer. También dependerá de sus planes futuros para quedar embarazada. Para las mujeres con cáncer de cuello uterino en estadios tempranos, la cirugía o la radiación generalmente se combinan con la quimioterapia. Para aquellas con cáncer de cuello uterino avanzado o con cáncer de cuello uterino recurrente, la mujeres son generalmente tratadas con una combinación de radioterapia y quimioterapia. A veces, a las mujeres con cáncer de cuello uterino avanzado solamente se les da quimioterapia, como por ejemplo la inmunoterapia.

¿Si elijo la cirugía, ¿necesitaré radioterapia o viceversa?

Si existe evidencia de que el cáncer todavía está presente luego del tratamiento quirúrgico (incluyendo criocirugía, cirugía láser, LEEP o conización) para el cáncer de cuello uterino en estadio 0 o pre-cáncer, las pacientes generalmente necesitarán ser sometidas a una cirugía más invasiva y/o radioterapia y/o quimioterapia. Dependiendo del tipo de cáncer que se encuentre durante las pruebas, el tratamiento podría solamente incluir una histerectomía simple o radical.

La radioterapia sola no es utilizada generalmente para tratar el cáncer de cuello uterino. Si la salud de una paciente no le permite ser candidata para la cirugía o la quimioterapia, se podría utilizar la radiación sola. Para las pacientes con cáncer de cuello uterino avanzado, en el que la enfermedad se ha diseminado a otras partes del cuerpo, la cirugía podría no ser una opción. Para estas pacientes con cáncer avanzado, la radioterapia y la quimioterapia son las dos opciones de tratamiento que se utilizan generalmente.

La decisión de utilizar la quimioterapia se basará en la estadificación de su enfermedad. La quimioterapia se utiliza para tratar a la mayoría de las pacientes con cáncer de cuello uterino, con la excepción de aquellas que tienen una enfermedad en sus etapas muy tempranas.

¿Cuán efectivo es el tratamiento moderno del cáncer de cuello uterino?

Con la tecnología moderna y los avances recientes en el software de tratamiento, los médicos pueden administrar mayores dosis de radiación directamente al cuello uterino y evitar el tejido sano aledaño. Los médicos utilizan varias técnicas por imágenes para visualizar el cuello uterino en los tejidos aledaños en tres dimensiones, de manera tal que la dosis de radiación se pueda ajustar lo más precisamente posible a las necesidades únicas de cada paciente. Aparatos de braquiterapia mejorados ayudan a minimizar la dosis de radiación que será administrada cerca de la vejiga y el recto, reduciendo el riesgo de efectos secundarios y complicaciones. El objetivo del tratamiento hoy en día es proporcionar en forma segura una dosis de radiación más alta, para mejorar las probabilidades de una cura.

¿Qué sucede durante la radioterapia?

La radioterapia utiliza rayos X de alta energía (fotones). Cuando se utiliza la radiación en altas dosis (varias veces las utilizadas para los exámenes por rayos X), se pueden destruir células anormales (cáncer) con cada tratamiento de radiación. Esto sucede a nivel microscópico. Los pacientes no sienten la radiación durante el tratamiento. Solamente oirán algunos sonidos eléctricos de la máquina y podrían notar la presencia de luces de advertencia de seguridad en la habitación.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de la radioterapia?

A medida que el tratamiento progresa, los pacientes se pueden sentir cansados. A pesar de que es importante el descanso adecuado, los médicos generalmente le aconsejan a las pacientes que traten de permanecer lo más activas posible. Las pacientes podrían sentirse mal del estómago, tener diarrea o heces blandas (si la radiación se administra en la pelvis o el abdomen), y náusea y vómitos durante la EBT. A veces las pacientes tienen cambios en la piel o irritación en el área por la que la radiación ha pasado a través de la piel hacia el cáncer. Si la irritación hace que la piel se desprenda, la paciente debe limpiar y proteger cuidadosamente el área para evitar una infección.

Otros efectos secundarios de la EBT incluyen:

  • Cistitis por radiación: irritación de la vejiga que causa la necesidad urgente de orinar en forma frecuente.
  • Dolor vaginal: sensibilidad aumentada y dolor en la vagina, que también puede provocar una descarga.
  • Cambios en la menstruación: la radiación en la pelvis puede afectar los ovarios y a menudo resultar en cambios en el ciclo menstrual o una menopausia temprana.
  • Bajo conteo sanguíneo: la radiación puede afectar la forma en la que su cuerpo está funcionando en general y puede resultar en bajos niveles de glóbulos rojos y/o
  • glóbulos blancos.

Las mujeres sometidas a braquiterapia a menudo ven efectos secundarios similares a aquellos asociados con la EBT, tales como fatiga, diarrea, náuseas, irritación de la vejiga y bajos conteos sanguíneos. Además, debido a que la radiación utilizada en la braquiterapia solamente viaja una distancia corta, la vagina y la vulva se podrían enrojecer y doler, y producir descargas. Las pacientes generalmente reciben braquiterapia y EBT casi juntas, haciendo más difícil poder distinguir cuál método de radioterapia está causando los efectos secundarios

Estos efectos secundarios son generalmente de corto plazo, durante dos o tres semanas una vez que se termina el tratamiento. Sin embargo, existen algunos efectos secundarios a largo plazo que podrían o no resolverse.

  • Estenosis vaginal: Ambas, la EBT y la braquiterapia pueden causar la formación de cicatrices en la vagina. El tejido cicatrizal puede hacer que la vagina se vuelva más angosta (denominada estenosis), menos propensa a estirarse, o más corta, lo que puede hacer que el coito sea doloroso.
  • Sequedad vaginal: La sequedad vaginal puede ser un efecto a largo plazo de la EBT y de la braquiterapia. Las cremas con estrógeno se utilizan generalmente para ayudar a mejorar la sequedad, especialmente si el tratamiento con radiación resultó en una menopausia temprana.
  • Huesos débiles: La radiación en la pelvis puede debilitar los huesos, poniendo a la mujer en un riesgo elevado de fracturas. Las fracturas de cadera son las fracturas más comúnmente observadas en las mujeres, generalmente dentro de los primeros años luego de la radiación. Se recomiendan los exámenes de densidad ósea para monitorear este riesgo. Vea la página de Densitometría ósea para más información.
  • Hinchazón de la(s) pierna(s): Si se tratan los ganglios linfáticos de la pelvis con radiación, puede causar problemas con el drenaje de líquidos en las piernas. Las mujeres experimentan hinchazón en la piernas, una condición denominada linfedema. Existen tratamientos no invasivos para las mujeres que padecen de linfedema.
  • Menopausia temprana e infertilidad: Las mujeres en edad reproductiva que podrían quedar embarazadas, o que querrían quedar embarazadas, deberían discutir esto con sus médicos, ya que es posible que se produzca una menopausia temprana o infertilidad permanente. También se le recomienda discutir la posibilidad de una terapia de reemplazo hormonal.

¿Cuál será el plan de seguimiento luego del tratamiento?

Una vez que se haya completado su tratamiento para el cáncer de cuello uterino, usted y su equipo de tratamiento decidirán cuál será el plan de seguimiento. Para los cánceres en etapas tempranas, usted probablemente tendrá una consulta con su ginecólogo oncólogo cada seis meses durante los próximos dos años y anualmente en los años siguientes. También tendrá que hacerse un examen de Papanicolaou anual (incluyendo pacientes que han tenido una histerectomía). Para pacientes con cáncer más avanzados, tendrá que hacer el seguimiento con ambos su ginecólogo oncólogo y su radioncólogo. Estas consultas comenzarán unas semanas luego de haber finalizado su tratamiento, para poder tratar cualquier efecto secundario. Una vez que se haya determinado que el tratamiento ha funcionado, sus visitas serán más espaciadas. En estas consultas, su médico podría ordenar una exploración por PET o TC. Vea la página sobre Exploración por PET/TC para más información.

¿Existen nuevos tratamientos para mi enfermedad?

Ensayos clínicos

Para información y recursos sobre estudios clínicos y para aprender sobre los estudios clínicos que se están llevando a cabo actualmente visite:

Recursos e información adicional sobre el cáncer de cuello uterino

RTAnswers.org

Tratamiento con radiación de los cánceres ginecológico

National Cancer Institute

Cáncer de cuello uterino

American Cancer Society

Aprenda sobre el cáncer de cuello uterino

Esta página fue repasada en 2018-04-20

Patrocinado por

Por favor note que

RadiologyInfo.org no es un centro médico. Por favor contacte a su médico si tiene preguntas específicamente médicas o para obtener referencias de un radiólogo u otro médico. Para encontrar un servicio de imágenes médicas o de oncología radioterápica en su comunidad, puede buscar en la base de datos de servicios acreditados por el ACR (American College of Radiology).

Esta página web no brinda información sobre precios. El costo de los exámenes médicos por imágenes, tratamientos y procedimientos específicos puede variar de acuerdo a la región geográfica. Hable con su médico, con los empleados del centro médico y/o con su compañía de seguro médico sobre los costos asociados con el procedimiento prescrito para entender mejor los posibles gastos en los que incurrirá.

Proceso de revisión de página web: Este procedimiento es revisado por un médico con experiencia en el área presentada, y luego es revisado otra vez por comités de la Radiological Society of North America (RSNA) y de la American College of Radiology (ACR), organismos compuestos por médicos expertos en diversas especialidades de radiología.

Enlaces exteriores: RadiologyInfo.org proporciona enlaces a sitios web relevantes para comodidad de nuestros usuarios. RadiologyInfo.org, RSNA, y ACR no son responsables por el contenido de las páginas web encontradas mediante estos enlaces.