RadiologyInfo.org - Para Pacientes

De rayos X, Radiología Intervencionista y Medicina Nuclear de Seguridad Radiológica

Seguridad de los rayos X

Al igual que con otros procedimientos médicos, los rayos X no son peligrosos si se usan con cuidado. Los radiólogos y los tecnólogos de rayos X han recibido capacitación para usar la menor cantidad necesaria de radiación para obtener los resultados necesarios. El diagnóstico por imágenes conducido en forma apropiada conlleva riesgos mínimos y deber ser realizado cuando es indicado clínicamente. La cantidad de radiación usada en la mayoría de los exámenes es muy pequeña, y los beneficios son mucho mayores que el riesgo.

Los rayos X se producen solamente cuando se activa momentáneamente el interruptor. Al igual que con la luz visible, no queda radiación después de apagar el aparato.

Para más información sobre dosis de radiación vea las páginas sobre Dosis de Radiación en Rayos X y TAC.

Radiación durante la vida

La decisión de hacer un examen radiológico es médica, y se basa en la probabilidad de beneficio del examen respecto al posible peligro de la radiación. Para los exámenes de baja dosis (habitualmente los que consisten únicamente en películas tomadas por el tecnólogo) esta decisión es generalmente fácil. Para los exámenes de dosis altas como la tomografía axial computarizada (TAC), la radiología de intervención, y los procedimientos de medicina nuclear, el radiólogo querrá conocer su historia previa de exposición a rayos X. Si a usted le han hecho muchos exámenes radiológicos y ha cambiado de proveedores de atención médica frecuentemente, le conviene guardar un registro de su historia de exámenes radiológicos porque esto puede ayudar al médico a tomar una decisión informada. También es importante que antes de un examen de abdomen o pelvis le informe al médico si usted está embarazada.

Se han llevado a cabo una serie de estudios que han encontrado una relación entre la presencia actual o futura de cánceres y estudios previos por imágenes con rayos X, en particular las exploraciones por TC. Estos estudios tienen limitaciones importantes, en el sentido de que carecen de suficientes datos, como ser: mediciones directas de la exposición a la radiación para cada paciente; el motivo por el cual el paciente se ha sometido al estudio, y el tipo de información útil que se obtiene de la TC. Además, los modelos estadísticos subyacentes pueden estar plagados de grandes niveles de incertidumbre. Sin embargo, estos estudios son valiosos porque resaltan la importancia de optimizar las técnicas de obtención de TC, y porque han conducido a los avances que han resultado en niveles de exposición a la radiación mucho menores para estudios de TC similares. Es importante saber porqué necesita la exploración por TC y discutir con su médico si la TC es el examen más adecuado para contestar la pregunta médica. A veces, existen exámenes alternativos que no utilizan radiación. En la mayoría de los casos. el beneficio de detectar inmediatamente una enfermedad o lesión que le puede quitar la vida pesa mucho más que cualquier preocupación sobre los posibles riesgos de un futuro cáncer.

Para más información sobre dosis de radiación vea las páginas sobre Dosis de Radiación en Rayos X y TAC.

References:

  1. 1. Pearce MS, Salotti JA, poco MP, et al., Exposición a las radiaciones de la tomografía computarizada durante la infancia y el subsecuente riesgo de leucemia y tumores cerebrales: un estudio de cohorte retrospectivo. Lancet. 2012; 380: 499–505.
  2. 2. Mathews JD, Forsythe AV, Bardy Z, et al., Riesgo de cáncer en 680.000 personas expuestas a tomografía computarizada en la niñez o en la adolescencia: estudio de interrelación de los datos de 11 millones de australianos. BMJ 2013; 346:f2360.
  3. 3. Huang WY, Muo CH, Lin CY, et al., TC pediátrica de la cabeza y subsecuente riesgo de malignidad y tumor cerebral benigno: un estudio de cohorte a nivel nacional de base poblacional. British Journal of Cancer (2014), 1–7 | doi: 10.1038/bjc.2014.103.

El embarazo y los rayos X

Al igual que con cualquier aspecto de la atención médica, es importante saber si la paciente está o podría estar embarazada. El embarazo, por ejemplo, podría explicar ciertos síntomas o resultados. Cuando una paciente embarazada está enferma o lesionada, el médico seleccionará los medicamentos con cuidado para evitar posibles riesgos para el feto. Lo mismo ocurre con los rayos X.

Si bien la gran mayoría de los exámenes radiológicos no representan un riesgo para el feto en desarrollo, podría haber una pequeña probabilidad de que causen una enfermedad grave u otra complicación. El riesgo depende de la etapa del embarazo y del tipo de rayos X. Los estudios de ultrasonido, por ejemplo, no usan rayos X, y nunca se ha demostrado que tengan potencial de ser peligrosos para el embarazo. Los estudios radiológicos de la cabeza, brazos, piernas y tórax en general no exponen directamente al bebé a los rayos X, y típicamente el tecnólogo que hace el examen toma precauciones especiales para asegurar que el bebé de la paciente embarazada no sea expuesto directamente.

A veces algunas pacientes necesitan exámenes del abdomen o de la pelvis durante el embarazo. Cuando es necesario hacer estudios del abdomen, el médico puede preferir ordenar otro tipo de examen para la mujer embarazada, o reducir el número de radiografías en comparación con las que se tomarían normalmente. Por lo tanto es importante informarle al médico o al tecnólogo de rayos X sobre el embarazo antes de que se realice el examen con rayos X.

La mayoría de los exámenes radiológicos corrientes del abdomen tienen poca probabilidad de ser peligrosos para el bebé. Algunos estudios del abdomen y la pelvis, como el TAC, emiten cantidades mayores de radiación al feto en desarrollo. Es importante informarle al radiólogo si usted está o podría estar embarazada, para que su atención médica pueda ser planificada tomándola en cuenta a usted y a su bebé. Recuerde que esto se hace para mejorar la atención médica reduciendo los posibles peligros. Ver la página de seguridad para más información.

Los exámenes con radionúclidos, también llamados de medicina nuclear, usan una radiación similar a los rayos X. No obstante, el método es muy distinto al de las radiografías y producen imágenes muy diferentes. En este caso también es importante seguir la misma recomendación de informarle al médico o al tecnólogo de medicina nuclear sobre el embarazo antes de hacer el examen.

Para más información consulte la página de Medicina Nuclear General.

Sin embargo, en medicina nuclear hay otra precaución para las mujeres que están amamantando. Algunos de los fármacos que se usan para el estudio pueden pasar a la leche materna y al bebé que la consume. Para evitar esto, es importante que las madres lactantes le informen al médico y al tecnólogo de medicina nuclear sobre la lactancia materna antes del examen.

Para mayores detalles sobre el embarazo y los materiales de contraste consulte la página de Materiales de Contraste.

Para más información sobre dosis de radiación vea las páginas sobre Dosis de Radiación en Rayos X y TAC.

Dosis de radiación en los procedimientos radiológicos de intervención

Los procedimientos radiológicos de intervención usan un equipo similar al de diagnóstico por imágenes para ayudar al médico a dar tratamientos. Estos procedimientos a menudo dan buenos resultados médicos, y tienen un tiempo de recuperación breve. En algunos casos estos procedimientos evitan la necesidad de una cirugía convencional o mejoran las posibilidades de obtener un buen resultado de la cirugía. Al igual que cualquier procedimiento médico, tienen riesgos asociados y el tipo de peligro depende del procedimiento.

En los procedimientos radiológicos de intervención que usan rayos X, el nivel de riesgo depende del procedimiento, porque algunos usan muy poca radiación, mientras que otros, más complejos, usan mucha más. En general, el riesgo de cáncer a causa de la exposición no es una preocupación importante en comparación con los beneficios del procedimiento. Muchos de los procedimientos complejos, como los usados para eliminar una obstrucción en un vaso sanguíneo, reparar un área de debilidad en un vaso dilatado, o desviar el flujo sanguíneo de malformaciones vasculares, usan más radiación. Sin embargo, estos complejos procedimientos a menudo pueden salvar la vida del paciente y los riesgos asociados con la radiación son una consideración secundaria. Con muy poca frecuencia puede haber lesiones en la piel causadas por el procedimiento. Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, estos casos poco comunes son una consideración importante cuando los procedimientos son difíciles y extensos. Debido a que el riesgo de estas complicaciones depende de las circunstancias individuales, el médico hablará sobre ellas con el paciente cuando sea pertinente.

Para más información sobre dosis de radiación vea las páginas sobre Dosis de Radiación en Rayos X y TAC.

El ultrasonido se usa a veces para procedimientos radiológicos de intervención. El ultrasonido utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y, a la intensidad utilizada actualmente, este tipo de procedimiento no tiene ningún riesgo conocido. La resonancia magnética nuclear se usa para otros procedimientos radiológicos de intervención. Para estos procedimientos se hace un cuidadoso proceso de selección antes de la admisión a la sala del examen. Esta selección se realiza para asegurar que no hayan procedimientos médicos o cosméticos previos que pudieran ser peligrosos durante el procedimiento. Ver la página de seguridad para más información.

Seguridad en los procedimientos de medicina nuclear

La medicina nuclear constituye una subespecialidad del campo de las imágenes médicas que utiliza cantidades muy pequeñas de material radioactivo para diagnosticar o tratar una variedad de enfermedades, incluyendo muchos tipos de cáncer, enfermedad cardíaca y ciertas otras anomalías dentro del cuerpo.

Dependiendo del tipo de examen de medicina nuclear, el material radioactivo, o radiosonda, puede ser inyectado en una vena, ingerido por vía oral o inhalado como un gas. La radiosonda se acumulará en el órgano o área del cuerpo que esté siendo examinada, donde entrega energía en la forma de rayos gamma, permitiendo que el radiólogo o el médico de medicina nuclear puedan ver información estructural y funcional sobre órganos o tejidos dentro del cuerpo.

Durante los exámenes de medicina nuclear, los pacientes son expuestos a algo de radiación proveniente de la radiosonda y pueden ser expuestos a radiación adicional, dependiendo del método de toma de imágenes usado durante el procedimiento. Si bien la cantidad exacta de exposición a la radiación puede variar, en base a las dimensiones físicas del paciente y a la parte del cuerpo siendo examinada, los radiólogos y los médicos de medicina nuclear usarán la dosis más baja posible que les permita obtener las imágenes con la mejor calidad.

Los exámenes de medicina nuclear se puede hacer en forma segura en niños y en mujeres embarazadas siempre y cuando los beneficios superen los pequeños riesgos asociados con la radiación. Cuando se realizan estos exámenes, se debe hacer una evaluación cuidadosa para asegurar que se esté administrando la dosis adecuada/óptima. Las mujeres siempre deben informar al médico o tecnólogo si existe alguna posibilidad de que estén embarazadas o si están amamantando.

Para más información sobre dosis de radiación vea las páginas sobre Dosis de Radiación en Rayos X y TAC.

Información y Recursos Adicionales

Campaña "Image Gently" de la Alianza para la Seguridad en la Radiación Durante la Toma de Imágenes Pediátricas:

www.imagegently.org/Roles-What-can-I-do/Parent

Esta página fue repasada en 2017-04-05

Imágenes

Ver ampliación y subtítulo

Patrocinado por

Por favor note que

RadiologyInfo.org no es un centro médico. Por favor contacte a su médico si tiene preguntas específicamente médicas o para obtener referencias de un radiólogo u otro médico. Para encontrar un servicio de imágenes médicas o de oncología radioterápica en su comunidad, puede buscar en la base de datos de servicios acreditados por el ACR (American College of Radiology).

Esta página web no brinda información sobre precios. El costo de los exámenes médicos por imágenes, tratamientos y procedimientos específicos puede variar de acuerdo a la región geográfica. Hable con su médico, con los empleados del centro médico y/o con su compañía de seguro médico sobre los costos asociados con el procedimiento prescrito para entender mejor los posibles gastos en los que incurrirá.

Proceso de revisión de página web: Este procedimiento es revisado por un médico con experiencia en el área presentada, y luego es revisado otra vez por comités de la American College of Radiology (ACR) y de la Radiological Society of North America (RSNA), organismos compuestos por médicos expertos en diversas especialidades de radiología.

Enlaces exteriores: RadiologyInfo.org proporciona enlaces a sitios web relevantes para comodidad de nuestros usuarios. RadiologyInfo.org, ACR, y RSNA no son responsables por el contenido de las páginas web encontradas mediante estos enlaces.